Los fusiles de Miguel Arroyave

Diego Alberto Ruiz Arroyave, alias ‘El Primo’, contó desde Estados Unidos cómo sirvió de intermediario entre el  narcotráficante, José Guzmán, alias ‘El Arquitecto’, y Miguel Arroyave para comprar armas que terminaron en manos del Bloque Centauros de las Auc.
En breve: Durante una versión libre desde una cárcel en Miami, Diego Alberto Ruiz Arroyave, alias ‘El Primo’, le contó a la Fiscalía cómo fue intermediario entre su primo Miguel Arroyave y el narcotraficante José Guzmán, alias ‘El Arquitecto’, para comprar fusiles AK 47 para el Bloque Centauros de las Auc.

Paramilitares mencionados: Miguel Arroyave, alias ‘Arcángel’, José Guzmán, alias ‘El Arquitecto’, 'Don Raúl'.

Lugares mencionados: Bogotá, Medellín, Urabá, Panamá, América Central.


Desde Miami, Estados Unidos, alias 'El Primo' contó cómo compró armas con plata del narcotráfico para Miguel Arroyave.


- Descubren de dónde venían armas de AUC
-
El cartel de Mancuso
-
'El Primo' contó cómo Miguel Arroyave asumió el Bloque Centauros
-
Militares y políticos se aliaron con el Bloque Centauros: 'El Primo'
-
'El Primo' condenado a siete años y medio de prisión
-
'El Primo' contó cómo Miguel Arroyave asumió el Bloque Centauros
-
El emisario de 'el Arcángel'
-
La logística militar del Bloque Centauros en la época de 'Don Mario'

En versión libre desde una cárcel en Miami, Estados Unidos, Diego Alberto Ruiz Arroyave, alias ‘El Primo’, le explicó a la Fiscalía cómo en varias ocasiones compró con dinero del narcotráfico fusiles AK 47 para el Bloque Centauros de las Auc.

Desde la cárcel, su primo Miguel Arroyave, alias ‘Arcángel’, le pidió a Diego Alberto Ruiz representarlo e intermediar en un negocio para adquirir cientos de fusiles en 2001 y en 2002, que terminaron en las manos de tres mil ‘paras’ que delinquieron en el Bloque Centauros.

Aunque en 2001 Miguel Arroyave aún no era jefe del Bloque Centauros, grupo que controló a partir de 2002, ‘El Primo’ dijo que ya tenía relaciones con los paramilitares de los Llanos. “Miguel ya tenía comunicación constante con ‘Don Raúl’ (uno de los jefes del Bloque Centauros), sabía que iba a colaborar con la organización”, señaló Diego Alberto Ruiz.

A mediados de 2001, Miguel Arroyave le explicó desde la cárcel La Modelo, que iba a recibir una dinero del narcotraficante  José Guzmán, alias ‘El Arquitecto’, como pago por 500 kilos de cocaína. La droga, según ‘El Primo’, venía de los Llanos, donde los ‘paras’ controlaban regiones donde había cultivos de coca y laboratorios de procesamiento.

‘El Primo’ dijo que Miguel Arroyave era el garante del negocio, pues ‘El Arquitecto’ no era de la región y quería estar seguro de que no le robaran el dinero. Guzmán también ha sido mencionado por Salvatore Mancuso, que señaló que era un aliado de las Auc y que recibió dos toneladas de cocaína de los ‘paras’ (Ver artículo El cartel de Mancuso).

Con el dinero que le entregó  ‘El Arquitecto’, ‘El Primo’ contactó a un comerciante de Antioquia, que identificó como “el señor Carlos Enrique”, con negocios en Urabá y Medellín, importador de electrodomésticos y que tenía contactos para comprar armas en Panamá.

‘El Primo’ le dio el dinero a intermediarios de ‘Carlos Enrique’ en una oficina del Centro Comercial Bahía en Bogotá.

Poco tiempo después llegaron los fusiles a Colombia, que, según ‘El Primo’, eran armas que se habían utilizado en las guerras civiles de Centro América de los años setentas y ochentas. Cada fusil les costó mil dólares, pero ‘El Primo’ señaló eran de muy mala calidad y viejos y que necesitaban las partes de tres o cuatro fusiles para hacer uno que funcionara.

El negocio con ‘Carlos Enrique’ también incluía municiones. Una parte de las armas se entregó en Medellín y el resto en Bogotá. Después fueron llevadas a los Llano por alias ‘El Flaco’, un chofer de camión cercano a Miguel Arroyave que las camufló en tractomulas.

En una versión libre Daniel Rendón Herrera, alias ‘Don Mario’, mencionó que ‘El Flaco’ “manejaba mulas, por las que llevaba armas”.

“Como ‘El Arquitecto’ quedó satisfecho con ese tema, se entregó (cocaína) de nuevo a finales de 2001”, recordó ‘El Primo’. Con el dinero Miguel Arroyave mandó de nuevo a comprar más armas.

Cuando Miguel Arroyave salió de prisión y se volvió comandante del Bloque Centauros, a principio de 2002, ‘El Primo’ le sirvió de nuevo de intermediario. Emisarios del ‘El Arquitecto’ le entregaron esta vez 500 mil dólares en una oficina del norte de Bogotá con el objetivo de conseguir más fusiles.

En la audiencia ‘El Primo’ dijo que el Bloque Centauros también compró AK 47 nuevos a través de Venezuela.

El exparamilitar dijo que las armas y el tráfico de cocaína estaban ligados, pero insistió que ningún miembro del Bloque Centauros era narcotraficante. Explicó que la venta de cocaína se hizo “durante y con ocasión (de la compra de armas). Ni antes, ni después”.

Añadió que los ‘paras’ se financiaban con el narcotráfico a través de impuestos sobre el gramaje, los insumos y el transporte de la droga. “Como los narcotraficantes le pagaban al ‘Negro Acacio’ (Tomás Medina, jefe de las Farc que murió en 2007), igual a nosotros”, dijo.

‘Don Mario’, en una versión libre del 19 de noviembre, le dijo a la Fiscalía que ‘El Primo’ era la mano derecha de Miguel Arrroyave y que lo ponía a hacer las cosas que no podía personalmente.

También señaló que ‘El Primo’ fue quien compró las armas para el Bloque Centauros, y que “lo tenía como negocio”. Según ‘Don Mario’, ‘El Primo’ compró los fusiles a mil dólares y se los revendió al Bloque Centauros en ocho o diez millones de pesos.

“Las ganancias eran altísimas, yo administraba los recursos, tenía que pagar cada fusil a diez millones de pesos. Me quejé con Vicente Castaño, pero Miguel (Arroyave) me dijo ‘quédate callado que igual están entrando las armas’”.

Diego Alberto Ruiz Arroyave alias ‘El Primo’ fue extraditado a Estados en mayo de 2008. Por haber participado en el tráfico de armas, la justicia de ese país ya lo condenó a seis años y siete meses de prisión “por apoyar un grupo terrorista internacional”.

Las armas de las Auc

‘Don Mario’, quien era jefe de finanzas del Bloque Centauros, también detalló en otras versiones libres cómo conseguían armas. Según djio en ese entonces, que un ganadero conocido como Horacio Pan, le vendía armas que ingresaba por el río Meta desde el vecino país (Ver artículo La logística militar del Bloque Centauros en la época de 'Don Mario').

Otra persona que también le daba armas y carros provenientes de Venezuela al Bloque Centauros fue un colaborador conocido como ‘El Loro’. ‘Don Mario’ indicó que no sabía de qué parte de Venezuela provenían las armas y los carros, pero señaló que ingresaban por “Puerto Carreño y los subían por la zona de ‘Don Guillermo’ (José Baldomero Linares, alias ‘Guillermo Torres’)”.

Sin embargo se sabe que gran parte de las armas de las Auc entraron a Colombia por Urabá en 2001. En el barco Otterloo cargado de pelotas de caucho cerca de tres mil fusiles AK 47 y cinco millones de municiones entraron camuflados por el puerto de Turbo, Antioquia (Ver artículo Banana 'para-republic').

Las armas venían de Nicaragua y fueron vendidas de forma irregular por miembros de la Policía de ese país. Aunque las fechas de la llegada del cargamento a Colombia corresponden con las del negocio de Miguel Arroyave, ‘El Primo’ no precisó si las armas que compró hacían parte de este lote.
Estos fusiles AK 47 fueron después revendidos por los Castaño a los diferentes bloque paramilitares a lo largo del país.