Cinco ex ‘paras’ condenados por la masacre de San José de Apartadó

La justicia impuso penas entre seis y 40 años de cárcel para paramilitares que participaron en la masacre en la que fueron asesinados cinco adultos y tres niños.

Familiares de las víctimas frente a un juzgado de Medellín.

- Llevar guías 'paras' fue práctica recurrente de la Brigada XVII en Urabá
- Confirman condena contra ‘Comandante 21’ por masacre de San José de Apartadó
- No habrá vencimiento de términos en juicio por masacre de San José de Apartadó
- Confirmados nexos de Auc y miembros de la Brigada XVII en masacre de San José de Apartadó
- 'HH' pagó para acusar a las Farc de masacre de San José de Apartado en 2005

Varios juzgados de Antioquia condenaron a cinco ex paramilitares del frente Héroes de Tolová de las Auc por haber participado en la masacre de San José de Apartadó, ocurrida el 21 de febrero de 2005. Ese día fueron asesinadas ocho personas fueron asesinadas por paramilitares en complicidad con miembros de la Brigada XVII del Ejército.

El Juzgado Segundo Penal de Antioquia encontró culpables a Bionor Vargas Flórez y a Eulises Burgos del homicidio de los campesinos de San José y los condenó a 40 años de prisión.

Por su parte el Juzgado Primero Penal de Antioquia condenó a Jorge Luis Salgado David a una sentencia anticipada 16 años y ocho meses de cárcel. El despacho también condenó a Esaut José Feria Martínez a una sentencia de seis años de prisión y una multa de dos mil salarios mínimos.

José Joel Vargas Flórez, otro ex paramilitar que actuaba bajo las órdenes deDiego Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’, fue sentenciado a 20 años de prisión por el Juzgado Adjunto al Primero Penal de Antioquia.

La Fiscalía estableció que el 21 de febrero de 2005 ‘paras’ del Bloque Héroes de Tolová guiaron tropas de la Brigada XVII del Ejército y después asesinaron a cinco adultos y tres niños en veredas de San José de Apartadó, un corregimiento de Apartadó, en Urabá antioqueño.

En Mulatos Alto asesinaron a machetazos a Luis Eduardo Guerra y su esposa Beyanira Aleiza, así como a Deyner Andrés, hijo de Guerra, de 11 años, cuyo cuerpo fue decapitado.

En La Resbalosa los ‘paras’ mataron a Alfonso Bolívar Tuberquia, su esposa Sandra Milena Muñoz, y sus hijos Natalia, de 5 años, y Santiago, de 2 años, así como Alejandro Pérez, jornalero de oficio.

En 1997, los habitantes de San José de Apartadó declararon su pueblo “Comunidad de Paz”, un espacio neutral a la guerrilla, los paramilitares, el Ejército y la Policía, decisión que le costó a la comunidad campesina señalamientos con todos los actores del conflicto.

Pocos días después de la masacre la Comunidad de Paz denunció que unidades militares de la XVII Brigada el Ejército habían participado en la masacre junto a un grupo de paramilitares del bloque Héroes de Tolová de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) bajo el mando de Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘don Berna’.

Sin embargo el Gobierno y el Ejército negaron la versión y responsabilizaron a la guerrilla, gracias al testimonio de un supuesto ex miembro de las Farc que dijo que las familias fueron asesinadas porque querían abandonar la comunidad.

En marzo de 2005 el presidente Álvaro Uribe dijo que: “En esta comunidad de San José de Apartadó hay gente buena, pero algunos de sus líderes, patrocinadores y defensores están seriamente señalados, por personas que han residido allí, de auxiliar a las Farc y de querer utilizar a la comunidad para proteger a esta organización terrorista”.

Sin embargo la versión estatal empezó a caer con versiones libres de desmovilizados del Bloque Héroes de Tolová que dijeron que el Ejército perpetró la masacre con ellos.

Uno de ellos fue José Luis Salgado David, alias ‘Kiko’, quien narró cómo habían sido asesinados los niños: “estaban debajo de la cama. La niña era muy simpática, de unos 5 o 6 años y el peladito también era curiosito (...) Propusimos a los comandantes dejarlos en una casa vecina, pero dijeron que eran una amenaza, que se volverían guerrilleros en el futuro”.
 
Otros paramilitares que participaron en la masacre y admitieron su participación en el crimen ante las autoridades judiciales fueron Adriano José Cano Arteaga, alias ‘Melaza’, y Joel José Vargas, alias ‘Pirulo’. De ella también hizo referencia Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘don Berna’, en su primera y única audiencia de versión libre realizada en junio de 2009 desde Estados Unidos, donde purga una condena de 30 años por delitos asociados al narcotráfico.

Las confesiones le permitieron a la Fiscalía proferir orden de captura contra el ex capitán Gordillo Sánchez y abrir investigación contra 66 militares de la Brigada XVII. Con el paso del tiempo se depuraron las responsabilidades penales y hoy son juzgados diez uniformados.

Las condenas por la masacre
En marzo de 2010, un juez de Medellín condenó a 20 años de prisión al capitán del Ejército Guillermo Gordillo. Además, tres ex autodefensas del Bloque Héroes de Tolová, Joel Vargas, José Cano y José Luis Salgado, se sometieron a sentencia anticipada y confesaron su participación en el crimen.

Además, la justicia está estableciendo cuál fue la participación en la masacre de 10 militares de la Brigada XVII: el coronel Orlando Espinoza Beltrán, el mayor José Fernando Castaño López, el teniente Alejandro Jaramillo Giraldo, el sargento Ángel María Padilla Petro, el cabo primero Sabaraín Cruz Reina, el subteniente Jorge Humberto Milanés Vega, el sargento Henry Agudelo Guasmayan Ortega, el cabo tercero Ricardo Bastidas Candia, el subteniente Edgar García Estupiñan y el sargento Darío Brango Agamez.

El 21 de junio pasado, la Fiscalía capturó nueve ex paramilitares en un operativo en Montería, Sincelejo y Riohacha para que rindan indagatoria por la masacre. El 26 de junio Hebert Veloza García, alias ‘HH’, aceptó desde Estados Unidos varios crímenes perpetrados en 2001 en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó.