Condenan a 'Tolemaida' por asesinar a dos sindicalistas de la Drummond

Un Juzgado Especializado de Bogotá, Descongestión-OIT, condenó a 30 años y cuatro meses de prisión a alias ‘Tolemaida’, por el homicidio de Valmore Locarno y Víctor Hugo Orcasita, sindicalistas de la multinacional Drummond.

Alias Tolemaida aceptó la responsabilidad por el asesinato de dos sindicalistas de la Drummond, que protestaban por la mala comida que les daban en la mina de La Jagua de Ibirico. Foto Semana

- Capturan a Tolemaida
- Juez pide investigar a funcionarios de Drummond por caso de sindicalistas
- Los investigados de la Drummond
- Drummond niega acusaciones
- Juez pide investigar a funcionarios de Drummond por caso de sindicalistas asesinados
- 'Tolemaida' acepta que asesinó a sindicalistas de la Drummond
- Acusan a alias 'Miguel' por asesinato de sindicalistas de la Drummond

Alias 'Tolemaida' era el jefe del Frente Jhon Jairo López del Bloque Norte que delinquía en Cesar donde cometieron el doble crimen, y cuya responsabilidad aceptó durante la audiencia preparatoria de juicio. El fiscal de Derechos Humanos y DIH a cargo del caso acusó a Ospino Pacheco junto con Rodrigo Tovar Pupo alias 'Jorge 40', ex cabecilla del 'Bloque Norte' de las autodefensas, en enero de 2009.

Los hechos que se investigan ocurrieron el 12 de marzo de 2001, cuando el bus en el que viajaban Locarno Rodríguez y Orcasita Amaya, presidente y vicepresidente de Sintramienergética, respectivamente, fue interceptado por hombres de las autodefensas a la altura de la vereda Casa de Zinc, municipio de Bosconia (Cesar). Los paramilitares luego de identificar a los sindicalistas asesinaron en el sitio a Locarno, y se llevaron en una camioneta a Orcasita, cuyo cadáver fue hallado horas después a un costado de la vía que comunica a Bosconia con Valledupar.

En una sentencia contra el paramilitar Jairo de Jesús Charris Castro conocido con el alias de 'El Viejo Miguel' o 'Miguel', condenado por el asesinato del presidente y vicepresidente de Sintramiernegética Valmore Locarno Rodríguez y Víctor Hugo Orcasita Amaya, un juez especializado de Bogotá pidió a la Fiscalía que investige a los directivos de la empresa Drummond, Gary Drummond(presidente de la multinacional), Jean Atkins, Augusto Jiménez (presidente en Colombia), Alfredo Araújo (gerente de relaciones con la comunidad) y el coronel Luis Carlos Rodríguez (jefe de seguridad) por su presunta participación en el crimen.

Alias ‘Tolemaida', fue capturado en diciembre de 2009 en el estado Táchira (Venezuela) y deportado a Colombia, actualmente está preso en la cárcel La Picota de Bogotá y en abril se espera que comience versiones libres ante Justicia y Paz.

El caso por el asesinato de Orcasita y Locarno está ahora en una Corte de Alabama, Estados Unidos, donde se investiga la participación de altos directivos de la multinacional carbonera en el homicidio.

Este paramilitar se unió al Bloque Norte y llegó a ser muy cercano de alias 'Jorge 40'. Las autoridades calculan que tuvo a su mando a 400 hombres responsables de unos 300 asesinatos en La Jagua de Ibírico desde 2000. Se desempeño como comandante del frente Jhon Jairo López del Bloque Norte.

También se le acusa de ser culpable de masacres, asesinatos selectivos, desplazamiento y desapariciones forzadas mientras estuvo al frente de un grupo del Bloque Norte de las Auc.

‘Tolemaida’ también está implicado con el homicidio de Marilys Hinojosa jueza promiscua de Becerril, Cesar. El crimen fue cometido el 27 de enero de 2003, cuando varios hombres que se movilizaban en una camioneta interceptaron a la funcionaria en la vía entre Codazzi y Becerril, y luego la mataron.

En una versión libre Alcides Mattos Tabares, alias ‘Samario’, dijo que la jueza Marilys Hinojosa se había reunido en dos oportunidades con Óscar José Ospino Pacheco, alias ‘Tolemaida', cabecilla del frente 'Jhon Jairo López' del Bloque Norte, y con un capitán del Ejército adscrito al Batallón Guajiros, con el objetivo de entregarles información judicial en contra de las autodefensas.

De acuerdo con el postulado, el grupo ilegal también se enteró que presuntamente la jueza estaba colaborando con la guerrilla, mediante la supuesta entrega de los movimientos de las tropas del Ejército Nacional y las autodefensas. Así mismo, aseguró, que la víctima era familiar de la compañera sentimental de Juvenal Ovidio Palmera Pineda, alias ‘Simón Trinidad'.

Cómo fue el crimen
Según lo establecido en el expediente del juicio contra Jairo de Jesús Charris Castro alias 'El Viejo Miguel', el asesinato fue comandado por alias 'Adinael' jefe urbano del Frente Juan Andrés Álvarez, y también participaron los paramilitares 'Cebolla', 'Piter', 'Sixto Arturo Fuentes', 'Gordo Peye', 'Brandon' y 'El Viejo Miguel'.

Algunos de los testigos, que pertenecieron a las Auc, revelaron además que para cometer el crimen contaron con la colaboración del jefe de seguridad de la Drummond, el coronel Luis Carlos Rodríguez, quien el día del asesinato llamó a 'El Viejo Miguel' para informarle que los buses en los que se desplazaban los dos sindicalistas ya habían salido, con la intención de que éste le avisara a los paramilitares. 'Miguel' le respondió al coronel que tratara el tema con Blanco, y luego le contó a 'Tolemaida' de la llamada de Rodríguez. De estos hechos, el juez concluyó que "si hubo comunicación desde el interior de la empresa para avisar a los homicidas el momento en que salían los buses”.

Los paramilitares al mando de 'Adinael' interceptaron en dos vehículos al bus que iba a Valledupar en el sitio conocido como Casa de Zinc, y bajaron a todos sus pasajeros, incluídos los dos sindicalistas. Allí ordenaron que Valmore Locarno Rodríguez les entregara el arma con la que se protegía y le dispararon asesinándolo en el acto. Después le pidieron la cédula a todos los trabajadores. A uno de ellos " lo llevaron hasta la camioneta, en la cual se transportaban, y desde el interior de ésta hay una persona que no baja el vidrio del vehículo e indica que no es al que están buscando, por lo que lo dejaron ir”, según dice el fallo del juez.

Los 'paras' entonces escogieron a Orcasita, quién también iba en el bus, y se lo llevaron. Después de la media noche lo asesinaron en el corregimiento de Loma Colorada, en el Cesar, en donde fue encontrado torturado.

Para el juez la causa de la muerte violenta del presidente y vicepresidente del sindicato de la Drummond, se encuentra “inescindiblemente ligado a la lucha sindical” y por eso abre un nuevo capítulo que se creía cerrado en el proceso por los vínculos entre la multinacional y los paramilitares en el Cesar.

Según informó El Espectador en desarrollo de esta investigación agentes del CTI capturaron en los últimos días en Bosa, suroccidente de la capital, a José Aristides Peinado, alias 'Peinado', a quien el fiscal instructor afectó con medida de aseguramiento intramural, como presunto responsable del delito de homicidio agravado. Este procesado fue recluido en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá).

Por este crimen también fue condenado a nueve años de cárcel al ex paramilitar Alcides Manuel Mattos Tabares, alias 'Samario'.

La condena fue proferida por el Juzgado 11 Penal del Circuito Especializado de Bogotá, que avaló la diligencia de sentencia anticipada cumplida por Mattos Tabares ante un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos.

El caso contra la Drummond en los Estados Unidos
Hasta ahora los directivos de la Drummond habían salido exonerados de cualquier responsabilidad con el asesinato de los sindicalistas de su empresa en Colombia. En 2002 los familiares de Valmore Locarno, Victor Orcasita y Gustavo Soler, líderes del sindicato de la Drummond asesinados en 2001, demandaron a la Drummond en una Corte Federal en Estados Unidos. Los demandantes argumentaron que la Drummond contrató paramilitares para que asesinaran y torturaran a los tres sindicalistas.

En noviembre de 2007 una Corte de Alabama, Estados Unidos, falló en primera instancia que la Drummond y su presidente en Colombia, Augusto Jiménez, no eran culpables por el asesinato de los tres sindicalistas.

El 11 de diciembre de 2007 los demandantes apelaron la decisión de la Corte. En diciembre de 2008 la Corte de Apelación No 11 de Atlanta mantuvo el veredicto.

En marzo de 2009 los familiares de los sindicalistas volvieron demandar la Drummond. Esta vez un testigo clave que estuvo en prisión durante el juicio fue liberado y testificará en el juicio.

En mayo de 2009 los abogados Conrad & Scherer LLP y Ivey Law Firm emprendieron un pleito federal contra la Drummond por la responsabilidad de la compañía en el homicidio de 67 colombianos. Según los abogados la Drummond habría “dejado a las Auc tener una base militar en los terrenos de la empresa y suministrado combustible, electricidad y comida a los paramilitares”. La demanda también cita una reunión entre dirigentes de la Drummond y líderes de la Auc en noviembre de 2001 donde se habrían planeado los asesinatos de los sindicalistas.

Las acusaciones son contra Drummond Company, Inc., Augusto Jiménez, presidente de Drummond Colombia, Alfredo Araujo, director de relaciones comunitarias de la empresa y James Atkins, director de seguridad de Drummond Colombia.