El 'Tuso' Sierra salpica a dirigentes antioqueños con la 'Oficina de Envigado'

Juan Carlos Sierra, alias 'el Tuso', fue extraditado a Estados Unidos en mayo de 2008. Foto El Espectador.

- Mi reunión con Mario Uribe: Sergio Fajardo
Las revelaciones del narcotraficante Juan Carlos ‘el Tuso’ Sierra hechas desde una cárcel de  Estados Unidos a una fiscal de la Unidad de Justicia y Paz, dejan en claro el poder económico y político que había adquirido la llamada ‘Oficina de Envigado’ una vez consolidó su poder criminal en el Valle del Aburrá.

De acuerdo con una versión difundida por el diario El Espectador, el ‘Tuso’ Sierra describió la manera en que actuaba esta estructura delincuencial en el área metropolitana de Medellín involucrando a diversos organismos de seguridad. Según el periódico bogotano, este narcotraficante convertido a paramilitar le explicó a la Fiscalía que “se trabajaba en llave con el CTI, la Fiscalía, el Ejército, el DAS y la Policía”.

Lo que ha dejado claro este confeso narcotraficante es que la ‘Oficina de Envigado’, creada por el jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, pero que evolucionó a una red más compleja de narcotraficantes, bandas armadas y paramilitares, operaba con total amplitud gracias a sus conexiones con sectores de los organismos judiciales y de seguridad.

En su descripción de cómo se articulaban con agentes judiciales y de seguridad, Sierra aclaró que fue a través de pagos constantes que hacía Carlos Mario Aguilar Echeverri, alias ‘Rogelio’, quien trabajó en el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía a comienzos de la década del noventa y una vez fuera de la institución quedó con los contactos necesarios para continuar influyendo en los agentes. Varios ex funcionarios recuerdan aún los regalos en dólares que le hacía a sus compañeros en la temporada decembrina.

El ‘Tuso’ Sierra recordó también a otro ex funcionario de la Fiscalía General de la Nación, llamado Uber Duque, quien se desempeñó como Jefe de la Unidad Investigativa CTI Regional Medellín hasta mediados de 1997, cuando fue destituido por sospechas sobre sus nexos con grupos paramilitares. De acuerdo con Sierra, a él se le pagaban 5 millones de pesos mensuales. Duque fue asesinado en Medellín el 2 de marzo de 2004 y su muerte la lamentó Carlos Castaño en una nota enviada al entonces Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo. En la misiva, describió a Duque como “asesor jurídico de la dirección política de las AUC”.

En cuanto a los supuestos nexos con agentes de la Policía Nacional, Sierra dijo que tenían “en su nómina” desde coroneles hasta policías rasos. Entre los altos oficiales estaban Luis Alberto Moore, para esa época coronel y adscrito a la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá. Según la versión entregada a la Fiscalía, éste oficial, que alcanzó el grado de General y pasó a retiro hace varios meses, recibía 28 millones de pesos periódicamente a cambio de información sobre operaciones, allanamientos o traslados de agentes ligados a la ‘Oficina de Envigado’.

Sobre este particular, el ‘Tuso’ Sierra dijo que como parte de esos acuerdos lograron el traslado de un capitán de apellido Bonilla del municipio de Andes (Antioquia), de donde es oriundo este narcotraficante, “porque molestaba mucho”. Asimismo, a través del senador Mario Uribe, lograron que la Dirección de la Policía Nacional reconsiderara el traslado del mayor Francisco Rodríguez a Bogotá y fuera regresado a Medellín, pues éste era uno de los oficiales “de la nómina” de la ‘Oficina de Envigado’. Rodríguez murió en enfrentamientos de las AUC contra la banda 'La Terraza'.

El ex general Moore, quien acabó su carrera como Comandante de la Policía de Carreteras, le salió al paso a los señalamientos del narcotraficante y si bien admitió que conoció  al ‘Tuso’ Sierra, fue en condiciones diferentes a las señaladas por él y negó que estuviera en la “nómina” de la ‘Oficina de Envigado’: “Me enteré que Sierra era narcotraficante cuando se desmovilizó en Santa Fe de Ralito. Nunca pensé que fueran a salir situaciones como las que están ocurriendo".

En declaraciones a la prensa, el ex oficial explicó que conoció a Sierra por circunstancias familiares, pues una madrina suya de bautizo era familiar de él. “Cuando llegué a Antioquia lo conocí como un ganadero prestante del municipio de Andes y en situaciones más de tipo familiar que en las relacionadas con la mafia”.

Sobre la ayuda brindada por el senador Uribe, el ‘Tuso’ Sierra aclaró que el congresista sabía que estaba ayudando a ilegales. “No a las autodefensas, sino a mí, y él sabía quién era yo, en qué mundo andaba y quiénes eran mis amigos”.

El narcotraficante, extraditado a Estados Unidos en mayo de 2008, también señaló al general Mario Montoya, para la época comandante de la IV Brigada del Ejército, sobre quien dijo que hacía parte de la “nómina” de la ‘Oficina de Envigado’ a cambio de información sobre operativos que pudieran afectar la estructura criminal.

El ‘Tuso’ Sierra también hizo referencia a las influencias políticas y reseñó el apoyo dado inicialmente a la campaña de Diego Arango Vergara al Concejo de Medellín por el movimiento Colombia Viva. Se desempeñó como concejal en el periodo 2004-2007, gracias al apoyo recibido por los reinsertados.

En lo político, también destacó el apoyo dado a Rocío Arias (también del movimiento Colombia Viva), a la Cámara de Representantes para el periodo 2002–2006, quien resultó condenada por la Corte Suprema de Justicia por sus nexos con las AUC.

De acuerdo con el ‘Tuso’ Sierra, los electores en las zonas de influencia no fueron presionados ni amenazados sino seducidos con mercados, útiles escolares, fiestas barriales, juguetes y brigadas de salud. De acuerdo con su versión, el dinero para financiar estas actividades provenía de donaciones hechas por hombres de negocios y narcotraficantes. Entre ellos destacó a los hermanos Gallón Henao (reconocidos caballistas, uno de ellos, Santiago, fue condenado por vínculos con las autodefensas en febrero de este año), Luis Hernando Gómez, alias ‘Rasguño’, Dagoberto Giraldo, Nicolás Bergonzoli y Rodrigo Tamayo, ex presidente del Deportivo Independiente Medellín, quien ha sido procesado por lavado de dinero.

Entre sus confesiones, el ‘Tuso’ también aludió a la cercanía que tuvo con la Gobernación de Antioquia durante la administración de Alberto Builes Ortega, entre los años 1998 y 2001, en donde, según él, “se movía como 'Pedro por su casa'”. De lo dicho por Sierra se desprende su aparente cercanía con Francisco Zapata Ospina, quien se desempeñó como Secretario General de Builes Ortega y luego como director de la Corporación Autónoma Regional de Antioquia (Corantioquia).

De hecho, confesó que recomendó a Sergio González para el cargo de Revisor Fiscal en Corantioquia. El asunto podría ser una anécdota más si no fuera porque este abogado hizo parte del montaje que preparó el ‘Tuso’ Sierra utilizando a uno de sus clientes, el paramilitar José Orlando Moncada, alias ‘Tasmania’, contra el magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, Iván Velásquez, para que dijera que lo había presionado para que confesara que el presidente Álvaro Uribe Vélez tenía nexos con grupos paramilitares, asunto que luego fue desvirtuado.

Otro involucrado en las confesiones difundidas por el diario El Espectador fue Ignacio Guzmán Ramírez, fundador del movimiento Primero Antioquia, que respaldó a Álvaro Uribe Vélez a la Gobernación de Antioquia. Durante su administración se desempeñó como Secretario Privado. De acuerdo con Sierra, Guzmán lo atendió en España cuando se desempeñaba como Ministro de Cooperación Internacional en la embajada de Colombia en ese país. El motivo de ese viaje, que hizo en compañía de Víctor Horacio Uribe, hermano del senador Mario Uribe, fue hacer negocios con narcotraficantes. “Íbamos asegurados. Para que no nos fueran a poner problema, ¿qué más que pasaporte diplomático?”, dijo ‘el Tuso’ a la Fiscalía.

En su defensa, Guzmán Ramírez admitió que había recibido a Sierra en Madrid porque iba recomendado por el senador Uribe, pero que no conocía de los antecedentes de Sierra: “Me tocó recibir a Sierra en el aeropuerto de Bajaras, en Madrid, porque el doctor Mario Uribe me llamó días antes y me pidió el favor que recibiera a su hermano Víctor que viajaba con un amigo. Cuando llegaron le pregunté a Víctor que quién era ese señor tan feíto y me dijo y me respondió que era amigo de la familia. Como venían recomendados los atendí. Cuando regresé a Colombia me cuentan que Sierra era un muchacho que tenia negocios dudosos en Andes. Luego manifesté que no me había gustado esa situación y eso resquebrajó la relación con Mario Uribe”.

Sierra también hizo referencia al apoyo que le brindó al congresista Oscar Arboleda Palacio, Representante a la Cámara y ex presidente de esa corporación, y, coincidencialmente, Secretario de Obras Públicas de Antioquia durante la administración de Alberto Builes Correa. Sobre él, el narcotraficante dijo que le había ayudado a financiar su campaña al Congreso comprándole “muchos talonarios” de las rifas que hacía para conseguir recursos. Al respecto Arboleda Palacio declaró que sí conoció al ‘Tuso’ Sierra a través de Francisco Zapata Ospina en 1998. “Para ese momento no tenía ninguna impresión de él, hablé una o dos veces con ese señor, pero en esa época. De ahí en adelante no tuve ningún tipo de contacto con él ni relaciones económicas y políticas, tampoco ningún apoyo”.

Otro político que resultó salpicado en la versión del ‘Tuso’ Sierra a la Fiscalía fue Sergio Fajardo Valderrama, ex candidato a la Vicepresidencia de la República y ex alcalde de Medellín. De acuerdo con el narcotraficante, él estuvo presente en una reunión en la que también estuvieron el senador Mario Uribe y el paramilitar Carlos Mario Aguilar Echeverri, alias ‘Rogelio’. Según Sierra, Fajardo asistió en calidad de Subdirector del diario El Colombiano porque se venía hablando de que al parecer él tenía algún vínculo con la banda 'La Terraza', en ese momento en fuerte confrontación con las AUC y por eso lo iban a matar.

Según la versión de Sierra, “Mario (Uribe) mandó llamar a Sergio para aclarar la situación con 'Rogelio'”, y en ella se aclaró la situación de Fajardo Valderrama, pues según se concluyó no era su voz la que aparecía en unas conversaciones grabadas días atrás.

Una vez conoció Fajardo lo dicho por Sierra desde Estados Unidos, expidió un comunicado en el que ofrece su versión de los hechos y admite que la reunión sí se hizo en Medellín, en el apartamento de Mario Uribe, donde conoció una versión sobre supuestos seguimientos e interceptaciones de sus correos electrónicos y de las intenciones de un grupo criminal de atentar contra su vida:”Me preguntó que ‘si quería aclarar con ellos esa situación’, le respondí que no tenía nada que aclarar ni mucho menos reunirme con nadie. Nunca le pregunté sobre quiénes querían atentar contra mí, ni él me dijo algo al respecto. Le agradecí y le dije que podía repetir lo que le había dicho. Me despedí. Nunca más volví a reunirme con él”.

Conocida la versión de Juan Carlos Sierra, el coordinador de la Unidad Nacional de la Unidad de Fiscalías de Justicia y Paz, Luis González León, anunció que se estaban compulsando copias de la declaración del ‘Tuso’ a la Corte Suprema de Justicia, a la Fiscalía General de la Nación y a las direcciones seccionales de Fiscalía para que se corrobore lo dicho por el narcotraficante y se determine si se abren nuevas investigaciones contra los implicados o se unifican con los procesos que algunos de ellos afrontan.