VerdadAbierta.com

Facebook
Twitter
Youtube

El ‘Gavilán’ del Bloque Calima

Bladimir González, desmovilizado del Bloque Calima, contó en sus primeras versiones libres cómo ingresó a este grupo y confesó 23 asesinatos que cometieron los paramilitares en Cauca. También mencionó nexos con la fuerza pública.

En breve: entre el 20 y el 22 de septiembre, Bladimir González, alias 'Gavilán', rindió su primera versión libre en la que contó cómo llegó a las AUC y confesó 23 asesinatos cometidos por el Bloque Calima en Cauca.

Paramilitares mencionados: 'El Costeño', 'Nechí', 'Pescado', 'Robinson', ‘Cobra’, ‘Piraña’, ‘Pastuso', 'Manuel', 'Pecas', 'Juan Carlos', 'Lucho', 'Guama' y 'Moneda'.

Militares mencionados: coronel Cuéllar del Batallón Boyacá y sargento Méndez.

Policías mencionados: sargento Ordóñez de Mercaderes y un teniente de Balboa. 

Durante su permanencia en el Bloque Calima, alias 'Gavilán' delinquió principalmente en los municipios de Balboa y Mercaderes, al sur de Cauca.

Desde su llegada al grupo paramilitar que los hermanos Castaño montaron en Valle y Cauca, Bladimir González pasó a ser conocido con el alias de ‘Gavilán’. En octubre de 2001, cuando tenía 25 años, fue reclutado por un paramilitar conocido como ‘El Costeño’, según dijo, "en busca de mejores condiciones económicas".

Antes de ingresar a las AUC, González trabajó en la minería y en fincas de Suárez, Cauca,  donde nació y estudió hasta quinto de primaria. El ex paramilitar contó que en la minería ganaba entre 50 mil y 60 mil pesos semanales, mientras que en las fincas ganaba entre tres mil y cuatro mil pesos diarios.  

Su ingreso al Bloque Calima lo hizo en el corregimiento San Antonio, ubicado en Jamundí, Valle. En este lugar se quedó durante cuatro meses y fue recibido por los jefes paramilitares ‘Nechí’ y ‘Pescado’.

En febrero de 2002 fue trasladado a Cauca, departamento en el que delinquió hasta el momento de la desmovilización en diciembre de 2004. Primero llegó al municipio de Balboa, sitio en el que estuvo hasta principios de 2003, cuando fue trasladado a Mercaderes. En el municipio Mercaderes estuvo durante seis meses y luego regresó a Balboa. En su segunda etapa en Balboa estuvo tres meses y finalmente regresó a Mercaderes hasta el día que dejó las armas de las AUC.

‘Gavilán’ ingresó como patrullero o paramilitar raso. En Mercaderes lo nombraron jefe de una escuadra de ocho hombres, y con el tiempo, llegó a ser jefe de un grupo de 100 hombres. Ese grupo que delinquió en el sur de Cauca era conocido como 'Mártires de Ortega' que pertenecía al Frente Farallones del Bloque Calima.

Durante la versión libre el ex paramilitar reconoció que el Bloque extorsionó a comerciantes y traficantes de coca. “A Balboa entraban muchos compradores, primero tenían que hablar con el comandante y decir cuánto iba a comprar para pagar impuesto”, señaló. En esa zona cobraron entre 100 mil y 200 mil pesos por kilo.

También dijo que los paramilitares les prestaban seguridad a las personas que pagaban el “gramaje” para sacar la droga de Cauca y para el ingreso de insumos químicos para el procesamiento de la coca.

El ex paramilitar contó que tres días después de la desmovilización fue capturado y herido por agentes del CTI que querían hacerle un montaje. Relató que iba a Mercaderes y cerca a El Bordo cuatro hombres de civil le dispararon y no fue asesinado porque llegó la Policía.

Según él, esos agentes del CTI le metieron una pistola y unas granadas y dijeron que había continuado delinquiendo, pero la Policía dijo que en su retén -por el que él pasó antes- no le habían encontrado nada.

“Salí bien de las autodefensas y ahora no puedo usar la mano”, dijo el ex paramilitar al recordar que por estos hechos estuvo preso en Popayán un año y salió libre porque precluyó el proceso.

Seis u ocho meses después de volver a la libertad, fue capturado y posteriormente condenado por el asesinato de un joven en Mercaderes en 2004. En el primer semestre de este año fue postulado a la Ley de Justicia y Paz y en septiembre empezó a confesar sus crímenes.

Hechos enunciados
Durante los dos primeros días de versión libre, ‘Gavilán’ le contó a la Fiscalía 19 asesinatos que cometieron él y otros ‘paras’ del Bloque Calima en Cauca. En la mayoría de ellos no recordó el nombre de las víctimas ni las fechas en los que ocurrieron.

Entre los casos que mencionó, las personas fueron asesinadas por ser supuestos colaboradores de la guerrilla y delincuentes. Según él, obtenían esa información por medio de informantes y muchos de los homicidios fueron ordenados por sus superiores.

El ex paramilitar reconoció que en varias ocasiones asesinaron a personas inocentes. Algunos de los casos que mencionó fue el de un joven que él y dos paramilitares más asesinaron en un corregimiento de Mercaderes porque supuestamente era ladrón. A principios de 2004 los paramilitares le quitaron la vida porque en su casa encontraron botas y camuflados. ‘Gavilán’ reconoció que con el tiempo se enteró que la víctima pertenecía al Ejército.

Por el anterior hecho, el ex paramilitar fue condenado a 12 años de cárcel por un tribunal de Popayán. Esa es la única condena que tiene hasta el momento y es investigado por otro homicidio en Mercaderes.

También reconoció que se equivocaron al asesinar a una persona en un asadero de pollos en Mercaderes en enero de 2004. ‘Gavilán’ contó que ‘Manuel’ le dijo que la víctima pertenecía a una banda delincuencial que atacaba a los paramilitares, y por eso le dio la orden de asesinarlo. La víctima fue asesinada y tiempo después ‘Gavilán’ se enteró que no pertenecía a dicha banda.

En los otros casos que contó, él u otros paramilitares sacaban a las víctimas de sus casas, billares o discotecas, y las asesinaban porque tenían información de supuestos nexos con grupos guerrilleros o porque a través de sus informantes eran señalados de ser delincuentes.

Por otro lado, ‘Gavilán’ confesó casos en los que asesinaron a miembros de su propio grupo. El primer caso que contó ocurrió a finales de 2003 en Balboa, cuando asesinaron a mujer conocida como ‘Pecas’. Esta paramilitar que tenía pocos meses en el grupo fue asesinada porque se quedó dormida en su puesto de vigilancia y no alertó a los demás ‘paras’ de la presencia del Ejército. “No sé quién la mató, creo que la tiraron al río”, comentó.

El otro asesinato que contó fue el de alias ‘Pescado’. Este era uno de los jefes paramilitares que estaban presentes cuando él entró al Bloque Calima en Jamundí, Valle.

Sobre este caso, ‘Gavilán’ dijo que ocurrió a mediados de 2003 en Santa Lucía, Nariño. Por lo contado en la versión libre, al parecer, ‘Pescado’ fue asesinado porque quería quedarse con el grupo de ‘Robinson’, quien era el jefe en el sur de Cauca.

‘Gavilán’ estaba haciendo guardia cerca al sitio donde fue asesinado ‘Pescado’, y contó que ‘Cobra’, ‘Piraña’, ‘Pastuso’ y ‘Robinson’ lo tenían amarrado y posteriormente escuchó tres disparos. El ex jefe ‘para’ fue enterrado a orillas del río Patía.
 
Los presuntos nexos con la fuerza pública
‘Gavilán’ contó que en el sur de Cauca y el norte de Nariño los paramilitares recibían el apoyo de algunos militares.

Indicó que alias ‘Lucho’ del Bloque Calima y alias ‘Juan Carlos’ del Bloque Libertadores del Sur -el grupo paramilitar del Bloque Central Bolívar que delinquió en Nariño- tenían contactos y “coordinaban” con un coronel de apellido Cuéllar del Batallón Boyacá.

El desmovilizado recordó que en 2003, los dos bloques y militares del Batallón Boyacá enfrentaron juntos al Frente 29 de las Farc. “Iban un ‘paraco’ y un militar patrullando”, señaló. También contó otro operativo que realizaron sus hombre en Cauca con el apoyo del Batallón Boyacá a mediados de 2003. Según él, ‘Lucho’ coordinó el apoyo de un helicóptero en los combates y “esos guerrilleros (muertos en combate) los presentó el Ejército, pero fueron de una operación conjunta”.   

Sobre contactos con la fuerza pública en Cauca, ‘Gavilán’ dijo que los paramilitares eran “como legales, (porque) coordinaban mucho con la ley”. Señaló que un sargento de apellido Méndez les llevaba camuflados y botas en San Joaquín.

El último caso de supuestos nexos con militares que contó ‘Gavilán’ fue con un capitán y un sargento en Florencia, Cauca. Según él, ‘Robinson’ y ‘Moneda’ coordinaban con ellos para que no los persiguieran. “Yo estaba con mis hombres a 500 metros y nunca me hicieron nada. Cuando hacía un retén, coordinaba con ‘Julio’ para que no pasara nada”, indicó.

El ex paramilitar también habló de supuestos nexos con policías. Mencionó que un sargento de apellido Ordóñez de la estación de Mercaderes, tenía contacto con ‘Robinson’ y ‘Guama’. ‘Gavilán’ contó que en una ocasión el sargento le pidió a ‘Robinson’ que se hiciera cargo del homicidio de un joven que fue asesinado por uno de sus hombres que estaba borracho.

En otro caso, el desmovilizado relató que alias ‘Lucho’ fue asesinado por un teniente de la Policía de Bolboa en 2003, porque le reclamó por la captura de cuatro de sus hombres. Según ‘Gavilán’, los paramilitares fueron capturados porque ‘Lucho’ “quitó una droga y no le dio su parte”.

Sobre los contactos con las autoridades, el postulado indicó que los encargados de éstos eran sus superiores y los urbanos -paramilitares que andaban de civil en los municipios-, por eso no dio información detallada.

Preguntan las víctimas
En el último día de su versión libre, ‘Gavilán’ respondió las preguntas que le hicieron varias víctimas desde Mercaderes a través de videoconferencia.

En la mayoría de las veces les respondió que él no cometió los crímenes por los que fue indagado y que no tenía información de ellos, pero les dio los nombres de paramilitares que probablemente puedan saber.

En los casos que sí tuvo conocimiento o participación, les pidió perdón a las víctimas y les dijo que “en la guerra cometimos muchos errores y por eso estamos aquí”. Las víctimas fueron enfáticas al afirmar que sus seres queridos no eran delincuentes y que quieren conocer la verdad sobre los hechos.

Ese día también enunció tres nuevos hechos en los que fueron asesinadas cuatro personas más en Cauca, que fueron señaladas como supuestos auxiliadores de la guerrilla o delincuentes.

* La justicia deberá confirmar la veracidad de las afirmaciones hechas por el postulado en versión libre. En estos casos, la Fiscalía compulsa copias para que las autoridades competentes investiguen a los terceros mencionados en las versiones.

Tags: *Gavilán*