Isaza da pistas sobre asesinato de arquitecto y líder campesino de La Dorada

Detrás del asesinato del arquitecto y líder de la Anuc, John Jairo Gómez Builes, arquitecto y líder campesino de La Dorada (Caldas) en 2004, cometido por hombres de Ramón Isaza, estarían políticos y ganaderos con los que disputó la adjudicación de la hacienda El Japón.
El puerto de La Dorada (Caldas), donde fue asesiando John Jairo Gómez Builes. Foto Semana

El 11 de diciembre de 2004 cuatro hombres irrumpieron en la casa del arquitecto y líder campesino Jhon Jairo Gómez Builes y lo asesinaron delante de su tía y su mamá. Gómez Builes era el director de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos de la Dorada (ANUC) y representaba a una comunidad de campesinos que peleaban por tierras del municipio con políticos y paramilitares de la región.

Aunque en versión libre del 3 de agosto de 2009, Ramón Isaza, alías ‘El Viejo’, jefe de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (ACMM), no asumió el caso, pues aseguró que la zona era manejada por su subalterno Walter Ochoa Guisao, alias ‘El Gurre’, “que mataba, mataba y mataba pero no decía que pasaba”, Isaza dio nuevas pistas que pueden ayudar a esclarecer el homicidio de Gómez Builes.

El asesinato del arquitecto Gómez Builes al parecer se precipitó por la disputa de la Hacienda El Japón de 600 hectáreas ubicada en La Dorada (Caldas). Después de ser propiedad del desaparecido narcotraficante Jairo Correa Alzate, el predio pasó a manos de la Dirección Nacional de Estupefacientes (D.N.E.) que después se lo entregó al ministerio de Agricultura para que lo repartiera a través del Incoder para desarrollar proyectos productivos.

Como representante de la ANUC, John Jairo Gómez Builes solicitó la entrega de las tierras de El Japón para los campesinos de la asociación. Pero, según aseguró en varios documentos que envió a la D.N.E. y al Incoder, las tierras fueron finalmente adjudicadas a ganaderos detrás de los cuales se escondían paramilitares y familiares de Jairo Correa Alzate, el antiguo propietario de la finca. “Él no se explicaba como tierras incautadas por el Estado al narcotráfico pudieran volver de carambola a los paramilitares”, aseguró uno de los familiares de la víctima.

Las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (ACMM) operaban en La Dorada en la época del crimen.

Gómez Builes acusó además a César Arturo Alzate, primo del capo Jairo Correa, de seguir administrando la Hacienda El Japón a pesar de la extinción de dominio. Alzate Correa fue además alcalde de La Dorada entre 2001 y 2003 y está siendo investigado por la Fiscalía por vínculos con las ACMM. El líder campesino añadió que en la Hacienda El Japón funcionaba una base paramilitar donde asesinaron y enterraron en fosas comunes a habitantes de la región.

La familia de Gómez Builes cree que estas denuncias llevaron a su asesinato. En varias ocasiones había sido citado por las autodefensas, según quedó reportado por la víctima en una carta de mediados de 2004.

En su versión libre Ramón Isaza, líder de las ACMM, aceptó que en la Hacienda El Japón existía una base paramilitar del Frente Omar Isaza (FOI) – del que ‘El Gurre’ era comandante político - y que a pesar de la extinción de dominio que pesaba sobre el predio, César Arturo Alzate Montes era administrador de la finca. Isaza aceptó además tener una amistad de más de 17 años con César Arturo Alzate. Pero confesó nunca haber ordenado el asesinato de John Jairo Gómez Builes y no saber nada al respecto pues “era zona del Gurre y en La Dorada se moría mucha gente que no se sabía de qué”.

Tags: Ramón Isaza, El Gurre, Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio, César Augusto Alzate, Hacienda El Japón