"Vicente Castaño fue cerebro de la expansión ‘para’": ‘Vecino’

En su confesión Edward Cobos, ex jefe en los Montes de María, revela que quién decidió cada paso, cada franquicia y cada guerra de las Auc fue el menos mediático hermano de los Castaño.
 

‘Vecino’ le  atribuye a Vicente Castaño, hermano mayor de Carlos y menor de Fidel, ser el estratega de la expansión del paramilitarismo. FotomontajeVerdadAbierta.com

 
El primer jefe paramilitar que hubo en Sucre enviado por los hermanos Castaño, fue alias ‘Maicol’. Llegó a finales del año 1995 con órdenes de realizar operaciones contra la guerrilla en Sincelejo, Toluviejo, Tolú, Coveñas, San Antonio de Palmitos y toda la región de Sucre limítrofe con el norte de Córdoba. A alias ‘Maicol’ lo acompañaban ‘Cara de palo’ y ‘Tony’. El primer grupo provenía de lo que se conoció como las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu), que fue el resultado de la unión entre ‘los tangueros’ de los hermanos Castaño y ‘el grupo de Tierralta’ que lideraba Salvatore Mancuso. Este último grupo nació para defender las fincas de familias y amigos azotadas por el Epl primero, y después, entrada la década de los 90’s, por las Farc.

Sin embargo, la presencia de ‘Maicol’, ‘Cara de palo’ y ‘Tony’, no era permanente, golpeaban esporádicamente, estaban en la región por temporadas. Además los rotaban.

Así fue comenzó su versión Edward Cobos Téllez, conocido con el alias de ‘Diego Vecino’ ex jefe del Bloque Montes de María, ante el fiscal, Vicente Guzmán.

Explicó que antes de la llegada de los hombres de la denominada ‘Casa Castaño’, en Sucre existía la Convivir de Javier Piedrahita, que tenía en sus filas a Rodrigo Mercado Pelufo, a quien no se le conocía aún con el alias de ‘Cadena’. Con él estaban  Oswaldo Tavera, alias ‘el Paisa’ y Uber Bánquez, que se conocerá después con el alias de ‘Juancho Dique’. En su versión ‘Vecino’ dijo que también se encontraban  ‘los carranceros’ en María la Baja, los Méndez en la región de Zambrano y Córdoba Tetón y hacia El Guamo la familia Pineda.

No eran los únicos, además, y según ‘Vecino’, se constituyeron para reaccionar y defenderse del robo de ganado, la extorsión y el secuestro. Pero una investigación de VerdadAbierta.com comprobó que estos grupos además persiguieron a varios movimientos sociales y políticos que no eran afines a los dirigentes tradicionales de la región. (Ver El pulso a las verdades en los Montes de María).

A finales de 1995 y comienzos de 1996, sostiene ‘Vecino’, las Accu habían forzado a las Farc a salir de Córdoba y en parte en Urabá y se preparaban para ingresar en el sur de Bolívar a finales de 1996. Esta expansión del fenómeno paramilitar dio lugar a un reacomodo de la guerrilla que, según la visión de este ex paramilitar, se refugió en Los Montes de María, inicialmente en la región de Flor del Monte.

Aseguró que los hermanos Castaño extendieron su brazo armado a  Sucre porque llegó un momento en el que había una situación tan complicada de orden público, que la guerrilla había convertido al peaje de Toluviejo en su caja menor. “En la carretera de Toluviejo hacia Chalán y Colosó, la guerrilla salía, acampaba y secuestraba sin que la fuerza pública reaccionara”, dijo ‘Vecino’.

‘Vecino’ le  atribuye a Vicente Castaño, hermano mayor de Carlos y menor de Fidel, ser el estratega de la expansión del paramilitarismo. Dice que él creó más de 20 bloques. Entendió que no podía ganar la guerra si no le cortaba el paso a la guerrilla por el Cauca, y por eso creó el Bloque Mineros en cabeza de Cuco Vanoy; el Frente Mojana con Eder Pedraza, alias ‘Ramón Mojana’; y el Bloque Central Bolívar, cuya creación se debe a una incursión de Mancuso y Jorge 40 a finales de 1996.

La estrategia de Vicente Castaño era diferente a la de grupos como los de Ramón Isaza en Puerto Triunfo, la de ‘Botalón’ en Cimitarra o Henry Pérez en Puerto Boyacá, que esperaban a la guerrilla.   

Castaño ordenó llegar a donde estuviera la guerrilla, por eso se creó el grupo de los Montes de María, porque según él, la guerrilla campeaba en Sucre y parte de Bolívar. Además del grupo de ‘Maicol’ a finales de 1995 y comienzos de 1996, que delinquían esporádicamente en Sincelejo y los municipios del Golfo de Morrosquillo, los Castaño enviaron a El Guamo a Edwin Tirado, alias ‘el Chuzo’, un soldado profesional del ejército reclutado por Mancuso a finales de 1991, quien había sido escolta y miembro de lo que se conoció como el ‘Grupo de los 12’ que operaba en Tierralta. Tirado llegó a finales de 1996 a El Guamo. El objetivo era sacar a la guerrilla y a todos los que los paramilitares señalar de ser sus amigos, de la región Caribe. En esa época había unas calcomanías desafiantes que decían: ‘Autodefensas somos todos’.
 
Las Canarias

“Yo fui uno de los asistentes a la reunión de ´Las Canarias’, y no fue ahí donde surgió la creación del grupo de Sucre, como equivocadamente han sostenido los medios de comunicación, aunque sí fue determinante para el proceso”, sostiene ‘Vecino’. A la reunión en esta finca en 1997, asistieron medio centenar de ganaderos, comerciantes y empresarios, y la presidieron Mancuso y ‘Rodrigo, Doble Cero’, que fueron los que tomaron las decisiones.

En la reunión de Las Canaria, sostiene ‘Vecino’, “no éramos cuatro o cinco, nos encontrábamos cincuenta personas”. Entre otros mencionó  al presidente de Asocebú para entonces, Gustavo Vergara Arrazola, ganaderos como Humberto Vergara Támara y Jaime Isaac Náder (hermano del ex presidente de la Corte Suprema de Justicia Carlos Isaac Náder), Rodrigo Montes, Carlos Pabón, Javier Piedrahita y Joaco García, así como los ex diputados Ángel Villarreal y Mario Silgado, quien hoy, según ‘Vecino’, “se rasga las vestiduras, pero en una época disfrutaba las juergas de ‘Cadena’ en El Palmar”. Dijo que tenía pruebas de ello, pues afirmó que existen fotos y videos de algunas personas con el revólver de ‘Cadena’ al cinto, en las fiestas que le hacían para su cumpleaños.

La expansión de las autodefensas, asegura, “no fue un hecho fortuito. No fue que un día nos levantamos y mientras nos tomábamos un tinto, nos inventamos a las Auc. Ya estaban, ya había grupos, como dije anteriormente como ‘los carranceros’ en San Onofre y María la Baja’; en la Isla de San Fernando y Mompós, el grupo de Chepe Barrera y en la Sierra Nevada Giraldo y Los Rojas; lo que no tenían era la vocación expansiva que tuvieron las Auc”.

Siguiendo con su relato, ‘Vecino’ cuenta que mientras a Maicol lo remplazó ‘Tony’, a los Montes de María llegó alias ‘Batemán’. Mancuso era el líder de la expansión de lo que comenzó a llamarse a finales de 1996, Bloque Norte, que era la suma de todos los grupos que había en toda la Costa.

Inicialmente no eran frentes ni bloques. De acuerdo con el reglamento esas denominaciones fueron surgiendo con el crecimiento y dependía del número de compañías. Un frente eran 150 hombres, más o menos dos compañías. A la gente que estaba en Sucre, a comienzos de 1997 se le conocía como la ‘Sección de Sucre’. Como se dijo anteriormente en la región de los Montes de María estaban ‘Bateman’ y ‘el Chuzo’, estos fueron los primeros hombres de lo que después se conocería como el Frente Centro de Bolívar y Sabanas de Sucre, que iba desde San Juan Nepomuceno, El Guamo, San Jacinto, El Carmen, Córdoba Tetón, Zambrano, San Andrés, Juan Arias, Buenavista y Magangué, donde estaba como jefe militar alias ‘Elkín’, que fue el primer comandante urbano.

Pero los iban rotando. Luego vino Pedro Conde, quién se movía entre Zambrano y El Carmen de Bolívar. Eran grupos de 10 o 20 hombres que dependían de la estructura de la Casa Castaño. En el segundo semestre de 1996 hubo un reacomodo y es cuando comenzó a hablarse del Grupo de Sucre. A ‘Tony’, quien quedó al mando, lo acompañan ‘Cara de palo’ y ‘el Capi’, quienes además de los municipios de Sincelejo, Ovejas, Tolú, Toluviejo, empezaron a llegar a Corozal y a Chinú, en Córdoba. La rotación se hacía también porque no era un fenómeno propio de la región. Pero eso cambió después de la reunión de Las Canarias, pues allí Javier Piedrahita propuso que el jefe del grupo de Sucre fuera quien se encontraba al frente de su Convivir, Mercado Pelufo, alias ‘Cadena’.

Mientras comienza a organizarse el grupo que iba a liderar ‘Cadena’, desde El Guamo, Pedro Conde y ‘El Chuzo’, realizaron ataques en Zambrano y en El Carmen de Bolívar, que era donde más salían los frentes 35 y 37 a hacer retenes.

En el segundo semestre de 2006, a Elkin lo remplazó en Magangué alias ‘Omega’, un hombre de confianza de ‘Jorge 40’, que después fue comandante en el sur del Cesar, en Pailitas. ‘Omega’ se movía entre Magangué (Bolívar) y San Pedro, (Sucre). Para este segundo semestre apareció también ‘Ramón Mojana’ en los municipios de Achí, Guaranda, San Jacinto del Cauca, Ayapel, San Benito, Majagual, Sucre, San Marcos y Nechí.

En Sucre el grupo liderado por alias ‘Cadena’, tuvo como segundo al mando a alias ‘90’ y tercero a ‘Juancho’. Con la presencia permanente a principios de 1997, de hombres armados en la región del Golfo de Morrosquillo hasta Sincelejo, Chinú y Corozal, al mando de ‘Cadena’; con ‘Omega’ en Magangué y San Pedro; con ‘El Chuzo’ y ‘Pedro Conde’ en El Guamo, El Carmen de Bolívar y Zambrano, comenzó a haber un fenómeno armado propio en la región, que ya no dependió tanto de las orientaciones de Carlos y Vicente Castaño. Alias ‘Cadena’ era de Macayepo. Había sido guía de la Infantería, fue cuando ésta había reclutado a jóvenes de la región que podían mimetizarse en la población y, además, sabían quiénes eran auxiliadores o miembros de la guerrilla.
Para esa época, 1997, ‘Cadena’ no tenía requerimientos judiciales.  Había sido jefe militar de la Convivir de Piedrahíta, que aunque era legal, había cometido varios actos ilegales, y había sido sicario urbano en Sincelejo.

Mancuso y Rodrigo ‘Doble Cero’ acogieron el nombre de ‘Cadena’, a quien comenzaron a llamar así porque se colgaba una enorme cadena de oro en el cuello. Pero, dijeron que tenía  que hacer el curso de comandante en la finca La 35 o en la Acuarela,  donde entrenaban a quienes ingresaban como jefes militares. Estas quedaban en el corregimiento de Santa Catalina, municipio San Pedro de Urabá. El curso no fue muy intensivo: tuvo apenas dos meses de entrenamiento militar y político, pues ya Rodrigo Mercado conocía de armas. “Por haber sido guía del Ejército tenía vocación antisubversiva, a la que había llegado porque la guerrilla le había matado a su papá en Macayepo”, dijo ‘Vecino’. Otras versiones recogidas por VerdadAbierta.com aseguran que a ‘Cadena’ le mataron a otro pariente más lejano, y que había sido ya asaltante y cuatrero, y es cuando lo capturó que la Armada lo reclutó como informante.

En ese momento, finales de 1997 y después de la reunión de Las Canarias, nació el grupo de Sucre, que fue la estructura básica de lo que después se conoció como el Bloque Montes de María que llegó a tener tres frentes. Al momento de la reunión de Las Canarias, ‘Vecino’ aclara que él asistió como empresario agropecuario que llevaba más de diez años administrando fincas en la región, que para esa fecha no militaba en el grupo.

El grupo comandado por ‘Cadena’, se estableció en San Onofre y llegaba esporádicamente a María la Baja (Bolívar). A finales de 1998 empezó a llamarse Frente Sucre, pues para ese entonces, ya ‘Cadena’ era jefe de un grupo de más de 150 hombres.

Es a finales de 1999 y principios de 2000, cuando se le denominó Frente Héroes de los Montes de María que mandaba en Sincelejo, Corozal, Ovejas, Toluviejo, San Antonio de Palmitos, Tolú, Coveñas y Chinú. Además, aclara que “nunca hubo un frente con el nombre Golfo de Morrosquillo”.

En Magangué,  ‘Omega’, seguía mandando bajo órdenes de Mancuso y en El Guamo, a finales de 1998 salió ‘El Chuzo’ y llegó Sergio Manuel Córdoba, alias ‘120’ o ‘Caracortada’. En 2000 alias ‘Omega’ salió para el sur del Cesar y a Magangué llegó alias ‘Amaury’, un sargento retirado del Ejército. Estos dos grupos quedaron a cargo de alias ‘Jorge 40’. Es decir, ‘Caracortada’ y ‘Amaury’, aunque estaban en Bolívar y Sucre, obedecieron órdenes y pertenecieron a la estructura operativa del grupo que se conocería después como Bloque Norte, cuyo jefe fue Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’.

Pero ‘Amaury’ venía con antecedentes penales de Antioquia, donde había estado con el Ejército, dijo ‘Vecino’. Es por eso que se estableció en Córdoba-Tetón, un territorio donde era menos visible y vulnerable ante los requerimientos judiciales, pero ejercía su violencia en Magangué, Zambrano, El Salado, Canutal, Canutalito, San Pedro y Buenavista.
 
Reacomodo
‘Amaury’ se volvió incómodo para las autodefensas, pues además de los antecedentes que tenía, ordenó matar a seis agentes de DAS, con los que tenían un arreglo para robar gasolina de Ecopetrol, sacándola del tubo que pasaba en la zona entre San Pedro (Sucre), y Magangué, (Bolívar) (ver versión alias Dilio Contreras, alias ‘Cocodrilo’).

Ese crimen y la masacre de El Salado provocaron una desbandada del grupo de ‘Amaury’, a quiénes las autoridades perseguían.  Éste se refugió donde alias ‘120’. Finalmente  Vicente Castaño convocó a una reunión a la que asistieron ‘Jorge 40’ y ‘Vecino’, con la idea de reagrupar a todos los grupos, el de Magangué, el de El Guamo y el que comandaba ‘Cadena’, con base en San Onofre, Golfo de Morrosquillo y norte de Córdoba.

Para la misma época, mediados o finales de 2002, capturaron a ‘120’. Y ‘Jorge 40’ se llevó a ‘Amaury’ para el Cesar pues sabía que si no lo sacaban de la zona, lo terminarían capturando o matando, pues el DAS no le iba a perdonar la muerte de los seis agentes, que fueron liquidados con tiros de gracia.

‘Vecino’ dijo al fiscal que con ese panorama la alternativa era desalentadora para ese grupo de los Montes de María bajo la jefatura de ‘Jorge 40’, pues estaba claro que los problemas los estaban creando hombres bajo su mando por la persecución contra ‘Amaury’.

‘Vecino’ le propuso a ‘Jorge 40’ que se sentara con ‘Cadena’ para que fuera ‘40’ quien cogiera el mando militar de los Montes de María, pero que le respetara a él (‘Vecino’) su proyecto político. Pero ‘Jorge 40’ rechazó el mando militar en los Montes de María por las dificultades que había en ese momento y porque él ya tenía cuatro departamentos: Cesar, Magdalena, La Guajira y Atlántico.

‘Cadena’, era jefe militar en Sucre, pero no tenía nada que ver con los grupos de El Guamo y Magangué. A ‘Juancho’ lo mandaron a María la Baja, porque había un grupo de la guerrilla que salía al peaje a secuestrar, y se estableció en Ñanguma, corregimiento cercano a la cabecera municipal. Y el grupo de El Guamo, que hasta mediados del año 2002, había comandado  alias ‘120’, ya llegaba hasta Cartagena, con un grupo de sicarios urbanos comandados en lo militar por alias ´Geño’, pero también tenía un “jefe financiero” (que es el eufemismo que suelen usar los paramilitares para referirse al encargado de los secuestros, robos, extorsiones y negocios de narcotráfico).

Ante la negativa de ‘Jorge 40’, de asumir militarmente todo el mando en los Montes de María, Vicente Castaño ordenó que lo asumiera alias ‘Cadena’, bajo la dirección general y política de Edward Cobos, alias ‘Diego Vecino’, quien venía como jefe político desde 1999. Eso fue a partir de octubre de 2002, los grupos que estaban operando en Sucre y Bolívar quedaron bajo una sola línea de mando.

A partir de ese momento, alias ‘Juancho’ salió hacia María la Baja con 20 hombres y alias ‘Román’, que era el segundo de ‘Juancho’, asumió el mando del grupo de El Guamo y Zambrano que se extendía hasta Magangué,  pasando por San Juan Nepomuceno, San Jacinto, El Carmen de Bolívar, Córdoba-Tetón y San Pedro, el cual se llamaría Frente Centro de Bolívar y Sabanas de Sucre. El nombre de ‘Román’ es William Alexander Ramírez, y también utilizó el alias de ‘Darío’.

La reunión donde se acordaron estos cambios fue en la finca La 21 o en La 15, no lo recuerda bien ‘Vecino’, pero fue en una de las fincas de Vicente Castaño en la frontera entre Córdoba y Antioquia, en Urabá. Y el bloque nació como consecuencia de la expansión y reagrupación ordenada por Vicente en 2002.

Para esa época, sostiene ‘Vecino’, los candidatos Serpa y Noemí, habían expresado que iniciarían conversaciones con los grupos armados si resultaban elegidos, y cuando Uribe fue elegido les comunicó, a través de monseñor Vidal (arzobispo de Montería) y de monseñor Germán García de Apartadó, que su gobierno tenía la intención de buscar acuerdos con las Auc, siempre y cuando hubiera un cese de hostilidades unilateral. Vicente Castaño, en caso de llegar a una mesa de diálogo quería llegar con grupos organizados, con estructuras sólidas.

Pero en 2002, las diferencias entre alias ‘Doble Cero’ y alias ‘Don Berna’, dice ‘Vecino’, se habían acrecentado. Desde ese entonces la guerra entre el Bloque Metro comandada por el primero, y el Cacique Nutibara de ‘Don Berna’, creó tensiones al interior de la organización. También en los Llanos Orientales, había guerra entre Arroyave y los Buitrago.

Fue en ese ambiente de propuesta de diálogo del gobierno nacional y de hostilidades entre los grupos, con mala imagen por las masacres, Castaño llevó a cabo la reorganización de los bloques. Y entonces dijo que Córdoba debía ser de Mancuso, aunque la voz cantante la llevara Carlos Castaño.

En 2002 nació el Bloque Montes de María, con tres frentes: Héroes de los Montes de María cuyo jefe militar era alias ‘Cadena’; Frente Héroes del Canal del Dique, cuyo jefe era alias ‘Juancho Dique’, y Frente Centro de Bolívar y Sabanas de Sucre, cuyo último jefe fue ‘Román Sabanas’.

De este grupo, se postularon al proceso de Justicia y Paz para acogerse a los beneficios a cambio de confesar la verdad y colaborar con la justicia y la reparación,  los ex jefes ‘Vecino’, ‘Juan Dique’, ‘Román Sabanas’ y ‘Montoya’, así como a una gran cantidad de ex jefes de sicarios urbanos, financieros y políticos. 

Según ‘Vecino’,  Vicente Castaño sostenía en la mesa de diálogo con el gobierno nacional, que el problema no eran los comandantes de los grupos, que eran unos 25, si no los 31.678 hombres que se desmovilizarían. Ellos, decía Castaño, “van a ser no la nueva generación de las autodefensas, sino una guerrilla de derecha”.

Sostiene ‘Vecino’ que contrario a lo que se ha creído, Vicente, el hermano de los Castaño más conocidos, Carlos y Fidel, no era sólo un narcotraficante dedicado a sus negocios. ‘Vecino’ sostiene que fue el estratega de la expansión, pues conocía bien el país aunque no tenía un discurso político ni tenía contacto con los periodistas. Fue quien un día le dijo a las autodefensas que había que utilizar contra las guerrillas los cilindros, los bastones chinos y las minas antipersona, armas exclusivas de los grupos guerrilleros.

Aunque ‘Vecino’ reconoce que el hombre político era Castaño, el de los discursos, el de los medios, el que se entendía con el país político, el locuaz y a Vicente difícilmente le salían las palabras, este último era quién tomaba las decisiones de fondo. Como la incursión al Sur de Bolívar, principal centro de operaciones del Eln. Castaño decía que ese era el santuario de ese grupo, pero que estaba plagado de coca, la más rica zona al lado del Catatumbo. “Un día Vicente dijo: ‘vamos y le quitamos la coca al Eln; no podemos permitir que el Eln siga controlando esa región’”, dijo ‘Vecino’ al fiscal.

Después de entrar al Sur de Bolívar fue cuando llegaron a escena, Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’ y Julián Bolívar. Este Bloque Central Bolívar (BCB) se terminó convirtiendo en el más grande de todos con presencia en Risaralda, Putumayo, Caquetá, Antioquia, Santanderes y el sur de Bolívar.

También dijo ‘Vecino’ que la guerra que hubo entre el Bloque Norte comandado por ‘Jorge 40’ y Hernán Giraldo, el viejo autodefensa de la región de la Sierra Nevada de Santa Marta y quien controló allí el narcotráfico, la decidió fue Vicente Castaño. Decía que Giraldo cuidaba sólo una parte de la Sierra, Guachaca, Dibulla y Minca,  y Castaño quería taponarle la salida a la guerrilla para Venezuela y como Giraldo no aceptó, ‘El Profe’ –que era el alias más conocido de Vicente Castaño –le dijo que se tenía que ir y terminaron en una confrontación que duró dos meses.

Igual ocurrió en Arauca, a donde no entraba nadie de los paramilitares y aunque no había coca, era un corredor del narcotráfico hacia Venezuela. Entonces los Mellizos Mejía Múnera buscaron el respaldo de las Auc para resolver sus problemas judiciales, y Vicente les dijo que les daba la franquicia para operar en Arauca. Como ‘los Mellizos’ eran meros narcotraficantes sin ideología alguna, los Castaño pusieron la condición que el comandante del bloque Arauca lo ponían ellos.

En esa expansión de las autodefensas sólo quedaron por fuera las zonas de los paramilitares históricos de Puerto Boyacá y el Magdalena Medio. La única región, concluye ‘Vecino’,  en su relato a Justicia y Paz, que estuvo a punto de ser erradicada a la guerrilla, fue el Caribe.

Al final de su versión, ‘Vecino’ le pidió al fiscal que intercediera ante las autoridades de policía judicial para rescatar una libreta norma, de color verde, tamaño bolsillo, a la que llamó “su biblia”, pues en ésta tenía anotada la información sobre quiénes eran los narcotraficantes que pagaban a los paramilitares el impuesto al narcotráfico por exportar cocaína desde las costas del Golfo de Morrosquillo contralada por el Bloque Montes de María. Esa libreta, dice,  se la llevó la Fiscalía 18 de Extinción de Dominio, hace más de un año, cuando allanaron la vivienda en la que viven sus hijos de cuatro, diez y quince años con su esposa. En el allanamiento, dijo, rompieron puertas y paredes, buscando armas, caletas y dinero. En esos días a ‘Vecino’ lo habían enviado a Cómbita y había dejado esa libreta en el apartamento de su esposa, pero ya la había expuesto ante las autoridades en el proceso de reparación de Mampuján.

La desaparición de esa libreta, agregó, lo tiene bloqueado, pues ahí tienen consignada información que le serviría para sus versiones. “Dios quiera dijo, que esa la información que hay en esa libreta esté completa, porque además de los datos del narcotráfico está la relación de a quién pagaban salarios entre funcionarios de la Fiscalía, DAS y agentes y oficiales de Policía e Infantería de Marina”. También dijo que podría precisar con esos apuntes quiénes aportaban cuotas, en lo que Castaño llamaba “la extorsión concertada”.     

Vecino’ le  atribuye a Vicente Castaño, hermano mayor de Carlos y menor de Fidel, ser el estratega de la expansión del paramilitarismo. FotomontajeVerdadAbierta.com