El Llano, tierra de despojo

abre

En múltiples guerras en los Llanos Orientales, guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes se han disputado las tierras con sus jugosos negocios.

Los territorios que hoy conforman los departamentos de Meta y Casanare han sido escenario de guerras desde hace medio siglo. En los años cincuenta vino la violencia liberal-conservadora. En las siguientes dos décadas llegaron y se asentaron las Farc, y desde finales de los noventa, tres grupos paramilitares llegaron a disputarles su dominio.

Sólo contando los últimos diez años estas guerras cruzadas forzaron a por lo menos 142.000 personas a abandonar sus fincas para salvar sus vidas. El despojo en los Llanos Orientales ha sido de tal magnitud, que el 40 por ciento de la tierra que hoy están reclamando los colombianos que han sido despojados como consecuencia del conflicto armado, está en estos dos departamentos, según datos de la Unidad Nacional de Restitución, la entidad creada en el Ministerio de Agricultura por la Ley de Víctimas de 2011.

Hasta junio de 2012, Meta registra 808 reclamaciones de restitución por 267.000 hectáreas y Casanare 114 peticiones por 91.000 hectáreas. En total, casanareños y metenses le están solicitando al gobierno que les devuelva 358.000 hectáreas que dejaron tiradas en su huida, o que les fueron despojadas a las malas por los violentos. No es poca la tierra usurpada, tiene once veces la superficie de Bogotá.

btn1 esp1 01btn1 esp1 02

Descargar en PDF:

El Llano, tierra de despojo
La tierra y la guerra: cronología

Sólo contando los últimos diez años estas guerras cruzadas forzaron a por lo menos 142.000 personas a abandonar sus fincas para salvar sus vidas.

Ya habían corrido rumores que los paramilitares querían matarlo a él y a su familia para generar terror en la comunidad y porque su tierra estaba ubicada en un lugar estratégico.

 

 

 

 

En 2004, Cuando ‘Martín Llanos’ y su ejército fueron derrotados por los Centauros, las tierras quedaron abandonadas.

 

 

 

 

Yo soy capaz de hacer empresa con plata prestada. Uno trabajando honesto puede devolver las platas y sale adelante, dijo Andrés Molano