Luis Fernando Almario condenado por ‘parapolítica’

La Corte Suprema le impuso una pena de 10 años de prisión por la promoción de grupos paramilitares en Caquetá y constreñimiento al elector.

almarioLuis Fernando Almario, en el Congreso de la República, durante su etapa de representante a la Cámara. Foto: archivo Semana.Luego de casi cuatro años de que se ordenara su captura, la Corte Suprema de Justicia aseguró que el exrepresentante a la Cámara, Luis Fernando Almario, se alió con los paramilitares que hicieron presencia en Caquetá para beneficiarse política y electoralmente entre 2001 y 2006. Por tal razón, lo condenó a una pena de 120 meses de prisión y una multa de 11.000 salarios mínimos.

La Sala de Casación Penal del Alto Tribunal probó la alianza del político con dos grupos paramilitares: el Bloque Caquetá, primer grupo de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu) que en 1997 enviaron los hermanos Carlos y Vicente Castaño al departamento; y el Frente Sur Andaquíes, agrupación que se creó luego de que los Castaño le vendieran la franquicia paramilitar al narcotraficante Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’.

La incursión paramilitar al Caquetá

“De acuerdo con los hechos comprobados en el expediente, los ex militantes de estos dos  grupos de autodefensas convinieron con Almario Rojas promocionar dichas organizaciones como estructuras de poder que ejercían dominio en la zona, para lograr notoriedad como  consecuencia de su expansión, someter a la población y ganar espacios sociales y políticos”, dice el comunicado de la Corte. Y agrega que esto se dio a cambio de contraprestaciones pactadas con los ‘paras’ en varias reuniones.

¿Qué han dicho los ‘paras’?

Almario, del partido Movimiento de Participación Popular, ha sido señalado por los ex paramilitares, Carlos Fernando Mateus, alias ‘Paquita’, exjefe del Frente Sur Andaquíes, y José Germán Senna, alias ‘Nico’, jefe político de este mismo grupo paramilitar.  Tanto alias ‘Paquita’ como ‘Nico’ han asegurado en Justicia y Paz que Almario recibió el apoyo político, electoral y militar del Bloque.

¿Se destapa la parapolítica en Caquetá?

De acuerdo con la versión de varios desmovilizados, dentro de los acuerdos, los políticos apoyados por Almario se comprometieron a entregar parte del presupuesto de las gobernaciones y alcaldías a cambio del apoyo de las autodefensas. Almario no solo se alió con los paramilitares para las elecciones parlamentarias, sino también para elegir a sus socios políticos en las elecciones locales.

De acuerdo con un testimonio que la Fiscalía le entregó a la Corte Suprema, Almario se reunió con alias ‘Chiqui’ en un apartamento en Bogotá donde se pactó la colaboración que los paramilitares presuntamente entregaron a su “ahijado” político, Juan Carlos Claros, para las elecciones a la gobernación de Caquetá en el 2004.

“Los políticos del Caquetá nos utilizaron”: alias ‘Paquita’

Según sus declaraciones, Almario se reunió también en varias ocasiones con el máximo cabecilla del BCB, Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, uno de los jefes más poderosos de las Auc, para definir la forma en que su bloque paramilitar iba a financiar la campaña de Claros.

Fue así como alias ‘Chiqui’, por órdenes de ‘Macaco’, presuntamente entregó 20 millones de pesos para apoyar la campaña de Claros y se comprometió a intimidar a la población del departamento para que votara por él.

Según dijeron los postulados a la ley de Justicia y Paz, la presión contra los electores se hizo más fuerte en el municipio de Morelia, también en veredas como La Liberia, Fuente Hermosa, Puerto México, y la Rochela, en el corregimiento de Bolivia, donde Luis Francisco Cuellar, candidato opositor de Claros para las elecciones, tenía gran acogida.

Después de la elección de Juan Carlos Claros como gobernador en el 2004, según dijeron los testimonios,  el político entregó grandes tajadas del presupuesto del departamento a los paramilitares.

A esto se suma al vínculo que se da por los lazos familiares entre Jhon Eduard Monje, quien fuera asesor de la unidad legislativa de Almario durante su gobernación, y su hermano Juan Carlos Monje, quien se desmovilizó en Valparaíso como jefe de la autodefensas que dominaban esa zona.

Por estos señalamientos, en octubre de 2012, la Procuraduría General inhabilitó al político por 15 años para ejercer cargos públicos. En su momento el ministerio público ratificó la versión de que Almario se había reunido con el ex paramilitar  alias ‘Paquita’, con quien coordinó el apoyo que recibió de las autodefensas.

Inhabilitan a ex congresista Luis F. Almario por nexos con ‘paras’

Sobre el excongresista Almario pesa otra investigación por su presunta responsabilidad intelectual en los asesinatos del representante a la Cámara Diego Turbay Cote, su madre y cuatro personas más realizado por las Farc en el 2000 en Caquetá. Por ese caso, Almario recobró su libertad en mayo de 2009 después de que el juez especializado de Bogotá, Carlos Enrique Tobón, ordenara su libertad tras considerar que se vulneró su derecho al debido proceso. El juez decidió que el expediente de Almario se devolviera a la fase de instrucción y por ello el proceso sigue abierto.