El miedo que reina en el sur de Bolívar

El ‘Clan Úsuga’ sigue atemorizando a la población de varios municipios de esta zona. A punta de amenazas y cobro de extorsiones, ha impuesto la “ley del silencio” en una región clave para el postconflicto.

mojana 1Los ‘barequeros’ del sur de Bolívar cancelan una especie de tributo a ‘Los Urabeños’ para sacar oro.Las promesas de paz en el sur de Bolívar parecen estar a años de concretarse. Después de la desmovilización de las Auc hace casi una década, los habitantes siguen siendo víctimas de amenazas, asesinatos selectivos y extorsiones. El ‘Clan Úsuga’, que también opera en La Mojana y otros pueblos de Sucre, se ha convertido en amo y señor sin que las autoridades hagan lo suficiente por resolverlo.

—“La paz en Montecristo no ha llegado”¬ —dijo un líder de víctimas que pidió la reserva de su nombre—. Ese municipio y otros como Tiquisio, Achí, Norosí, Arenal, San Martín de Loba y San Jacinto del Cauca, en Bolívar, hacen parte de una región asediada por esa estructura criminal que cobra un impuesto a los mineros que extraen oro y hasta regulan los días de pesca en las ciénagas.  

Según el comandante de la Policía de Bolívar, José Miguel Correa, 18 campesinos de la región han denunciado este año que son víctimas de extorsión. Correa también aseguró que en 2015 cinco personas fueron asesinadas por un “ajuste de cuentas” entre ‘Los Urabeños’ y la guerrilla del ELN, que también delinque en esta zona del departamento.

—“Hay comerciantes que pagan hasta un millón de pesos, pero esa cifra varía dependiendo  de la actividad económica que desarrollan; a los ganaderos les cobran más. En Montecristo y Achí, hasta las seis de la tarde hay chance de ir a las veredas, como cuando estaba el Frente Mojana de las Autodefensas o el Bloque Sur de Bolívar, que ejercían control social en esta zona del departamento” —dijo un campesino que solicitó que no se revelara su identidad.

La historia de violencia en el sur de Bolívar es de vieja data. Los primeros grupos armados que llegaron fueron el Frente de Guerra Darío Ramírez Castro y las Compañías Simón Bolívar y Guillermo Ariza, del Eln, así como el Frente 37 de las Farc. A partir de ese momento comenzaron las extorsiones y las amenazas de muerte, que aumentaron a finales de los noventa con la presencia de una facción de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu). Dicha facción luego pasó a ser el Frente Mojana, comandado por Eder Pedraza Peña, alias ‘Ramón Mojana’, quien en 2010 fue extraditado hacia Estados Unidos. A partir del año 2000, hizo presencia otro grupo paramilitar, el Bloque Sur de Bolívar, bajo el mando de Rodrigo Pérez Alzate, que desplazó a miles de campesinos del complejo cenagoso.

El Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo emitió dos informes de riesgo en 2014 que advertían, por ejemplo, que en Río Nuevo y Tacuyalta, corregimientos de Achí, había un alto riesgo de que niños y adolescentes fueran reclutados por el ‘Clan Úsuga’, el ELN y las Farc (esta última guerrilla ha reducido su accionar este año). La Defensoría publicará en 2016 los informes de riesgo de este año, pero un mapa en su página web confirma que en los municipios de Tiquisio, Arenal, Río Viejo y Achí, la violencia es la misma.

Ver informe

Estos grupos armados se han disputado históricamente la región por la importancia económica que representa para la producción, comercialización y tráfico de estupefacientes, entre el sur de Bolívar y los departamentos de Córdoba y Sucre. Pese a que la Policía ha capturado a varios miembros del ‘Clan Úsuga’ e incluso el alcalde y exalcalde de Montecristo, Richard Ríos y Anuar Baldovino, respectivamente, se han visto involucrados en investigaciones judiciales por este tema; esa estructura sigue campante por la zona.

Sucre, una ruta para sacar coca

En Sucre, uno de los tres municipios de la Mojana sucreña, los campesinos, ganaderos y profesores son víctimas de extorsión. Las Autodefensas Gaitanistas controlan esta región.El ‘Clan Úsuga´ tiene amedrantados a los habitantes de esa región, que es utilizada como corredor para transportar drogas y armas al golfo de Morrosquillo, Tolú, Coveñas y San Onofre. —“En junio mataron a un comerciante que se negó a pagar una extorsión en San Marcos”, —dijo un investigador que solicitó que no se revelara su identidad.  

En este municipio ha ocurrido toda clase de violaciones a los derechos humanos. Este año cuatro miembros de la población Lgbti fueron asesinados al parecer por integrantes de ‘Los Urabeños’. —“Creemos que tres de los homicidios, el de las chicas trans (la otra víctima es un hombre gay), tienen que ver con temas de microtráfico. La Fiscalía también tiene esa hipótesis porque varias de ellas habían sido reclutadas por la estructura criminal” ¬—contó Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo, institución que promueve los derechos de la diversidad sexual en el norte del país.

VerdadAbierta.com intentó comunicarse en repetidas ocasiones con el comandante de la Policía de Sucre, el coronel Henry Jiménez, para conocer su versión de lo que está ocurriendo en la Mojana y otros municipios de ese departamento, pero nunca hubo una respuesta, pese a que él mismo se había comprometido a entregar información.   

Bajo este panorama, “la paz” que vendieron las autoridades tras la desmovilización de las Auc, aún está en veremos. Y tal vez por eso los pobladores del sur de Bolívar esperan que la posible implementación de los acuerdos con otro actor armado como las Farc no se convierta en un punto más del listado de promesas incumplidas.