“No voy a dejar abandonada la investigación”: periodista amenazado en Cauca

Horas después de haber publicado la primera parte de una investigación sobre minería que le tomó ocho meses, el periodista Edinson Arley Bolaños, del diario El Espectador, recibió una llamada amenazante. Pide celeridad a las autoridades para que investiguen los hechos y que le brinden protección.

mineria retroPor escribir sobre minería en el departamento de Cauca, otro periodista es víctima de amenazas. Foto: archivo Semana.“A las 6:30 de la tarde recibí la llamada de un hombre que se identificó como Felipe. Me dijo que muchas personas y muchos mineros están confundidos por lo que publiqué hoy (el pasado domingo), y cuando le pregunté el nombre, me dijo: 'a veces uno en la vida se lleva sorpresas y que esas sorpresas no te las vas a llevar por estar publicando cosas que no son, oíste'. Cuando le pregunté de nuevo que con quién hablo, me respondió: 'con alguien que vas a conocer pronto'. Le pregunté que si me estaba amenazando, y colgó”. Así cuenta Bolaños cómo fue la primera amenaza que recibió por ejercer el periodismo.

En sus ocho años de carrera, casi seis de ellos con El Espectador, nunca había sido amenazado. Pero este amargo debut ocurrió horas después de que ese diario nacional publicara el reportaje Magnates del oro versus pequeños mineros, en el que cuestiona cómo la empresa Giraldo y Duque pudo comprar 2 toneladas y 284 kilos de oro en el municipio de Buenos Aires en la última década, si la única cooperativa que legalmente puede comercializarlo en ese municipio apenas le vendió 503 kilos. Además, el informe también pone de plano la desventaja de los pequeños mineros frente a la empresa, a raíz de las diferencias de tecnología e infraestructura. Lea la investigación aquí.

A pesar del miedo por la amenaza, Bolaños insiste en que no se dejará amedrentar y que continuará publicando sobre este tema, el cual tiene previstas otras dos entregas. “Las otras dos entregas cuentan más en detalle la delgada línea que hay entre la minería legal y la minería ilegal; y quiénes son los que mantienen el negocio del oro que extraen las retroexcavadoras. ¿Por qué es finalmente legalizado prácticamente con complicidad de Ingeominas y de la Agencia Nacional de Minería? Eso es muy cuestionable y muy triste para el país”, le dijo a VerdadAbierta.com.

Y hace un llamado a quienes están detrás de  las amenazas para que respeten la libertad de prensa. “Creo que las batallas no se deben dar en el campo de la violencia sino en el campo jurídico; que se pueda argumentar y contraargumentar lo que he dicho. Para eso se les dio la oportunidad a las personas de alguna manera mencionadas en la investigación. Hemos hecho un trabajo riguroso de recolección de documentos y se han recolectado más de mil folios de toda esa información, hay más de 50 entrevistas”, señaló al respecto.

Por último, indicó que ya inició trámites ante la Unidad Nacional de Protección para que analicen su nivel de riesgo y determinen si le otorgan un esquema de protección. “Pido que la reacción de la Unidad Nacional de Protección sea pronta. Que se dé pronto la respuesta, que no haya tanta dilación, así sea para decir que no hay protección, pero que lo digan pronto para saber si se cuenta con el Estado o no y tomar medidas personales o hasta pensar en salir del país, de acuerdo a lo que siga sucediendo”, requirió.