Opositores destruyen bienes de predios restituidos en Urabá

En Antioquia la Unidad de Restitución de Tierras confirmó que en varias ocasiones los opositores han cometido vandalismo contra predios restituidos. El caso más reciente se denunció en Belén de Bajirá.

Por: Yhoban Hernández (IPC)

dlr destruyen bienes restituidosOtros campesinos que también reclaman predios en Monteverde piden agilidad en sus procesos. Foto: IPC.

Reclamantes de la asociación Tierra y Paz denunciaron que en la hacienda Monteverde del municipio de Mutatá, Urabá Antioqueño, los empresarios están destruyendo los bienes de cinco predios que fueron restituidos a cuatro familias. (Ver: De campesinos despojados a legítimos dueños)

La agresión estaría ocurriendo en la vereda Los Cedros del corregimiento Belén de Bajirá, donde el pasado 3 de agosto de 2015, cuatro familias reclamantes fueron notificadas sobre un fallo de restitución que ordenó la devolución de sus predios, los cuales estaban en manos de la empresa Todo Tiempo S.A. de la familia Moreno Ruiz, dueños de la hacienda Monteverde. Ordenan restitución a familias que reclamaban predios en la hacienda Monteverde en Urabá

Manuel Oviedo, integrante de Tierra y Paz, dijo que “cuando los señores que están ocupando el predio se dieron cuenta que el fallo había salido, se dedicaron a tumbar las casas, a sacar la madera: la teca, el roble, el caracol, a tumbar las corralejas, los puentes.”

Este campesino reclama la finca Villa Hermosa, un predio que le pertenecía a su familia: Oviedo Begambre, y que ahora hace parte de la hacienda Monteverde, donde según datos de la Fundación Forjando Futuros, 28 familias reclaman unas 2.000 hectáreas de tierras que les fueron despojadas durante la violencia paramilitar entre los años 1996 y 1998, en la mayoría de los casos bajo la modalidad de desplazamiento y venta forzada.

“Nosotros le pusimos esa inquietud a la Unidad de Restitución en Urabá —advierte Manuel Oviedo— y la respuesta que nos dio es que no pueden hacer nada hasta que entreguen materialmente la tierra. Por ahora los empresarios pueden hacer lo que les dé la gana, según la unidad.”

Paola Cadavid, directora territorial en Antioquia de la Unidad de Restitución, expresó que la unidad “no tiene ni la potestad ni la facultad, ni funciones de policía para ir a impedir las deforestaciones o desmantelamientos de las fincas, eso es competencia de los jueces y de las autoridades ambientales. Lo que hemos hecho es poner en conocimiento de esos acontecimientos a las autoridades competentes.”

La funcionaria indicó que esta no es la primera vez que ocurren este tipo de hechos, pues han ocurrido varios casos de opositores que cometen vandalismo contra propiedades restituidas. “Esto hace parte de la falta de cultura jurídica que tienen las personas, que cuando un fallo no les es favorable desmantelan y desbaratan el bien.”

Por su parte, Fabio Moreno, propietario de la hacienda Monteverde, desmintió todos los señalamientos y expresó que aunque sobre esos predios hay un fallo, “quien tiene que restituir es el Estado y no ha hecho el proceso. Entonces como quieren que les entregue la tierra si el Estado no ha entregado la tierra.”

Para Martha Peña, profesional del Instituto Popular de Capacitación —IPC, coordinadora del proyecto Agendas Territoriales para la Paz en Urabá y Bajo Cauca, “lo que viene ocurriendo de manera sistemática es que pese a que un juez de la República devuelva las tierras a los legítimos dueños, no funciona la voluntad del Estado para hacer cumplir esas sentencias. El hecho de que no funcione la voluntad del Estado de por sí ya es un acto violatorio de los derechos de los campesinos y los reclamantes.”

Reclamantes piden restituciones colectivas
El fallo de restitución que benefició a cuatro familias del corregimiento Belén de Bajirá, fue emitido el 22 de julio de 2015 por la Sala Especializada en Restitución de Tierras del Tribunal Superior de Antioquia.

La decisión judicial determinó que la empresa Todo Tiempo S.A. opositora en el proceso, no tiene derecho a compensación porque no demostró la buena fe exenta de culpa. De la misma manera, denegó la oposición presentada por Carlos Emilio Alzate Gómez, Jesús María Gómez, Pedro José Ossa Yepes y Luis Fabio Moreno Ruiz.

De esta forma se ordenó la restitución de cinco predios, cerca de 207 hectáreas según indicó la Unidad de Restitución de Tierras. Las fincas restituidas fueron las siguientes:

1. Los Popochos, a los reclamantes Aicardo de Jesús Goez Montoya, María Rosa Rivera Rivera, Arturo Sánchez Zapata y María Mercedes Goez Montoya.

2.  Mí Bohío a Alicia Carupia Domicó.

3. La Esperanza a José María Herrera Romero y Alicia Yanez de Herrera.

4. Parcelas Nutibara lote #1 y lote #2 a Aicardo de Jesús Goez Montoya y María Rosa Rivera Rivera.

Para Manuel la decisión que benefició a sus antiguos vecinos se convirtió en una esperanza de recuperar su tierra, pero no deja de lamentarse porque las agresiones han sido constantes y el proceso ha ido muy lento.

“Esta lucha no ha sido fácil. A nosotros nos ha tocado hacer plantones, hemos tenido que soportar de todo: los vaqueros nos intimidan armados, nos echan gases pimienta, nos disparan con unas bolitas que le dan muy duro en la piel, lo queman. Entonces hicimos plantones y se están viendo resultados, pero están restituyendo a cuatro familias siendo que en esa zona salimos todos masivamente. Nosotros queremos que así como salimos masivamente nos entreguen masivamente,” concluyó el reclamante.