VerdadAbierta.com

Facebook
Twitter
Youtube

El repaso de Mancuso

El ex jefe paramilitar confirmó las denuncias que ya había venido haciendo a Justicia y Paz, entre ellas, que dio dinero a la campaña de Uribe, que los militares ayudaron a las Auc y que además infiltraron la Fiscalía y la política colombiana.
 
 Salvatore Mancuso. Foto Semana

“Sí, me reuní con Álvaro Uribe, pero prefiero no entregar más detalles sobre el particular”, respondió el ex jefe paramilitar Salvatore Mancusore Mancuso en una extensa entrevista concedida a la cadena radial Caracol, en la que hizo referencia a temas sobre los cuales ya se han hablado en los estrados de Justicia y Paz y, sin mayores sorpresas, volvió a mencionar a los mismos políticos, empresarios y militares a quienes ya había señalado ante la justicia de haber contribuido a la expansión del paramilitarismo en Colombia.

Desde su sitio de reclusión en una cárcel de Estados Unidos, donde afronta un proceso por narcotráfico, Mancuso reiteró que el Gobierno les incumplió y que la extradición de los principales jefes paramilitares se constituyó en una “venganza criminal hacia nosotros por cuenta de las verdades incómodas que comenzamos a revelar”.

Ante la insistencia de los periodistas de la cadena radial para que fuera más explícito o diera más detalles de algunas de sus denuncias, el ex jefe paramilitar - con voz ronca y cansada- se mostró evasivo, pues según dijo, teme por su familia y por él mismo pues no tiene "las condiciones de seguridad", sus palabras alcanzaron a formar un revuelo nacional.

Los políticos salpicados
En una de sus respuestas, Mancuso ratificó la versión entregada en febrero de 2011 a Justicia y Paz por uno de sus subalternos, John Jairo Sánchez, alias ‘Centella’, quien dijo que las Auc apoyaron la relección del presidente Álvaro Uribe.

“Yo apoyé la relección del presidente Uribe, tanto con propaganda, con plata, con buses que conseguimos con apoyo del comandante ‘Andrés”, dijo hoy a la radio el ex jefe paramilitar, quien no obstante no quiso ahondar en las supuestas reuniones que él, como comandante del Bloque Catatumbo e integrante del Estado Mayor de las Auc, sostuvo con el ex presidente Uribe. Incluso llegó a decir que se había reunido con el ex presidente, pero no ahondó en las circunstancias y volvió a excusarse en los riesgos que corren sus familiares y allegados.

El ex presidente reaccionó anunciando una denuncia por injuria y calumnia contra el extraditado jefe paramilitar y pidió - a través de su abogado- que la Comisión de Acusaciones de la Cámara citara a Mancuso.

También guardó un sorpresivo silencio frente al tema de Santiago Uribe, hermano del ex presidente Uribe, y su participación en el grupo conocido como los ‘Doce Apóstoles’. “Prefiero no referirme al tema”, expresó y se negó a dar más detalles.

El nombre de Santiago Uribe ha sido mencionado en los últimos años por otros ex jefes paramilitares como Fredy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’, Juan Carlos Sierra Ramírez, alias ‘El Tuso’, y Pablo Hernán Sierra García, alias ‘Alberto Guerrero’, entre otros, quienes han asegurado bajo juramento que Santiago Uribe fue una persona cercana a Vicente Castaño y es uno de los creadores del Bloque Metro de las Accu.

De igual forma, contra Santiago Uribe pesa una investigación previa ordenada por la Fiscalía Genera de la Nación en 2010, luego de que fueran reveladas las declaraciones de un ex oficial de la Policía, Juan Carlos Meneses, a diversos medios internacionales en las que señaló que el hermano del ex presidente era el jefe de los llamados ‘Doce Apóstoles’, un grupo de “limpieza social” que surgió a finales de los años 80 y principios de los 90, y operó en varios municipios del Norte de Antioquia, justo en el área de influencia de la finca La Carolina, de  propiedad de la familia Uribe Vélez.

Santiago Uribe ha dicho al respecto que "es absolutamente falso lo que afirma el señor 'Mancuso', pues nunca de forma directa o indirecta le he solicitado a él, ni a nadie, conseguir información sobre magistrados de la Corte Suprema de Justicia con el fin de desprestigiarlos". (Ver nota: Mancuso pretende responsabilizarme por ser hermano del ex presidente Uribe)

Otro de los ex funcionarios del círculo cercano del ex presidente Uribe que resultó de nuevo salpicado con las declaraciones de Mancuso fue Francisco Santos, quien fuera vicepresidente durante los ocho años de gobierno y hoy al frente de la cadena radial RCN. En sus declaraciones, el ex jefe paramilitar señaló que “él (Santos) fue uno de los que hizo la propuesta de la creación de un bloque de autodefensas en la medida en que la guerrilla estaba sitiando la ciudad capital de Colombia. Y cuando el comandante Castaño le propuso que él fuera el relacionista del bloque, el denegó la propuesta pero insistió en la creación del bloque”.

Esa versión no es nueva. Mancuso ya se las había se las había contado en mayo de 2007 a fiscales de la Unidad de Justicia y Paz. En esa ocasión dijo que el ex vicepresidente Santos había sostenido reuniones con Carlos Castaño, versión que volvió a ratificar ante la Corte Suprema de Justicia en 2010, en su calidad de testigo en el juicio contra el ex director del Das, Jorge Noguera. Desde entonces la investigación que abrió la Fiscalía a petición del propio Santos ha estado estancada.

Francisco Santos declaró ante la Fiscalía y los medios que sí se reunió con Mancuso y ‘Jorge 40’, pero que los encuentros fueron en desarrollo de su labor como presidente de la Fundación País Libre, pues en efecto los paramilitares habían secuestrado a personas en Cesar y otras regiones;  y como jefe de redacción de El Tiempo en entrevistas periodísticas. 

Otro de los nombres que salió durante la entrevista fue el de Pedro Juan Moreno, quien fuera secretario de Gobierno de Antioquia entre los años 1995 y 1997, cuando el gobernador era Álvaro Uribe. Al respecto, Mancuso dijo que “Pedro Juan fue uno de los hombres que nos asesoró en la creación de las Convivir, para que pudiéramos seguir expandiéndonos en la lucha contra la subversión, combinando todas las formas de lucha tanto legal o ilegal. Siempre hubo una relación muy buena con Pedro Juan”.

Como se recordará, Moreno estaba en campaña para el Senado y el helicóptero que había abordado en Medellín se vino a tierra en zona selvática del Urabá antioqueño. Esto sucedió falleció el 24 de febrero de 2006. Cuando Uribe subió a la Presidencia se distanció de Moreno, y éste último se había dedicado a denunciar irregularidades del gobierno. Moreno ha sido mencionado por varios paramilitares como asesor de las Autodefensas.

Además de Mancuso, el también extraditado jefe paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’, le declaró a fiscales de Justicia y Paz en diligencias de versión libre que tuvieron lugar en la primera semana de febrero de 2012 en Medellín, que Moreno integró el equipo de notables que asesoraba a Carlos Castaño y que se conoció como el ‘Grupo de los Seis’, una especie de "junta directiva" que supuestamente, según dijo Castaño en su libro Mi Confesión, era conformada por figuras poderosas de la sociedad colombiana.

Justicia infiltrada
Otro de los temas que abordó Mancuso en la entrevista radial fue el supuesto complot contra la Corte Suprema de Justicia y detrás del cual dijo que habían conspirado funcionarios del gobierno anterior. Al respecto, el ex jefe paramilitar dijo que funcionarios públicos le pidieron a él y a Sierra Ramírez, alias ‘El Tuso’, cualquier tipo de pruebas que pudieran servir para desacreditar a los magistrados de la Alta Corte pues “la idea era que querían tumbarla para luego montar una Ad-hoc”. 

Mancuso no ha sido el único que ha hecho esta denuncia. Durante el juicio que la Corte Suprema de Justicia adelantó contra el ex congresista Carlos García, uno de los testigos citados, Hernando Díaz Carvajal, confesó en julio de 2010 la existencia de una supuesta estrategia de desprestigio de varios políticos del Tolima que intentaron comprar testigos para que declararan en contra de los magistrados de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia.

Las revelaciones del ex jefe paramilitar frente a la infiltración de la justicia no son nuevas. En esta ocasión volvió a referirse a la presunta influencia que tuvo el paramilitarismo en la elección del fiscal general Mario Iguarán. Sobre el particular señaló que “las Autodefensas, y yo particularmente, fui contactado por José Félix Lafaurie (actual presidente de Fedegan), para que influyéramos con la elección del Fiscal. Como yo no les colaboro, (alias) ‘Macaco’ dijo que a él lo habían contactado, pero él tendrá que confirmarlo o desvirtuarlo”.

Precisamente, en entrevistas realizadas por investigaciones judiciales en 2010 a Carlos Mario Jiménez, alias "Macaco", quienes viajaron directamente a los Estados Unidos, este negó haber participado, incidido o recolectado dinero para ser entregados a magistrados de la Corte Suprema para que nombraran a Iguarán como fiscal. Lo anterior deja muchas dudas sobre este supuesto pago en el nombramiento de Iguarán, pues las contradicciones entre ambos jefes paramilitares es bastante grande. Además, en entrevista a VerdadAbierta.com, el propio Iguarán había negado con vehemencia (ver artículo Nadie me compró la Fiscalía).

Mancuso dijo que no conoció personalmente al ex fiscal Luis Camilo Osorio, pero aseveró que sí tenían sus fichas en esta entidad. “Nosotros infiltramos la gran mayoría de las instituciones del Estado y no es un secreto que la directora anterior (en Norte de Santander), a la que le decíamos la ‘batichica’ era prácticamente una comandante de autodefensas dentro de la zona”.

Con el alias de ‘batichica’ se conoce a Ana María Flórez, quien fuera directora regional de Fiscalías para Norte de Santander y Arauca. Jorge Iván Laverde, alias ‘El Iguano’, desmovilizado del bloque Catatumbo de las Auc, dijo que ella era parte de las estructuras paramilitares que operaron en Norte de Santander, durante una audiencia de versión libre celebrada en Cúcuta en 2010.

Sus respuestas a medias
Cuando le preguntaron si hubo relaciones del general (r) del Ejército Mario Montoya con los comandantes de las Auc, Mancuso se limitó a señalar que no contaba con las condiciones de seguridad para referirse al tema. Los periodistas especularon que si decía que le daba miedo hablar del tema era porque alguna verdad habría.

Montoya ha sido mencionado varias veces por los paramilitares. Alias ‘Don Berna’, ha declarado en reiteradas ocasiones ante Justicia y Paz, que Montoya ayudó al Bloque Cacique Nutibara de las Auc a planear y ejecutar la Operación Orión, operativo militar de octubre de 2002, que buscaba expulsar de la Comuna 13 de Medellín a las milicias de las Farc, ELN y Comandos Armados del Pueblo (CAP). Luego de este operativo, como documentó el Grupo de Memoria Histórica, fueron asesinadas muchos pobladores del barrio por paramilitares. (ver artículo La Operación que tiene enredado al general Montoya)

Juan Vicente Gamboa Valencia, alias ‘Pantera’, ex integrante de los bloques Héroes de Los Andaquíes, Cacique Nutibara y Elmer Cárdenas, también señaló a Montoya, en versión libre rendida en diciembre de 2008 en Medellín, como colaborar permanente del bloque Cacique Nutibara en los años en que era Comandante de la IV Brigada del Ejército con sede en Medellín y jurisdicción en subregiones de Antioquia y Chocó.

Tras rendir una versión libre el pasado 12 de enero, el abogado del general Montoya, Andrés Garzón, le dijo al diario El Espectador que el oficial nunca recibió dinero de grupos paramilitares ni narcotraficantes. (Ver nota General (r) Montoya negó nexos con paramilitares de los Llanos Orientales)

“No existe ningún sustento probatorio en las declaraciones de 'Don Mario'. Los apartamentos y las propiedades que tiene el general son de acorde con 40 años de carrera”, señaló Garzón. Además, el defensor dijo que "existía una imposibilidad física de colaborar con los paramilitares estando a 1.500 kilómetros de distancia de ellos”, porque Montoya se encontraba en la Costa Caribe y no en los Llanos Orientales.

También llamó la atención la respuesta de Mancuso sobre los vínculos del llamado ‘Zar de las Esmeraldas’, Víctor Carranza, con el proyecto paramilitar. “Carranza era un hombre muy allegado a la Casa Castaño, pero decirlo ante los medios es complicado, sobre todo cuando las condiciones de seguridad para nosotros y nuestros allegados no es la mejor. Y es complicado hablar de estas verdades”.

El silencio de Mancuso al respecto genera cuando menos curiosidad, pues otros paramilitares han asegurado que Carranza ha sido financiador y auspiciador de los paramilitares, incluso desde la creación de las autodefensas del Magdalena Medio, que lideró Henry Pérez en la década del ochenta.

Tal es el caso por ejemplo de Iván Roberto Duque, alias ‘Ernesto Báez’, quien a su regreso a los tribunales de Justicia y Paz en marzo pasado aseveró que más que el ‘Zar de las Esmeraldas’, a Carranza habría que llamarlo “el ‘zar’ del paramilitarismo”.

Al respecto, también ha hablado Jesús Ignacio Roldán, alias ‘Monoleche’, quien en una diligencia de control de legalidad celebrada días después de la ‘Ernesto Báez’, solicitó medidas de seguridad especiales para, según él, “contar la verdad sobre este señor, que debería ser llamado ‘el zar del paramilitarismo”.

Los empresarios    
Mancuso ratificó que los grupos paramilitares fueron financiados por empresarios legales y por narcotraficantes en las regiones donde delinquieron y desvirtuó que muchos de los aportes hechos por empresarios regionales fueron producto de extorsiones o amenazas; no obstante, no ahondó ni entregó mayores datos más allá de lo que ya se ha conocido en el proceso de Justicia y Paz.  

“Dentro de mis diligencias judiciales he explicado cómo la Chiquita Brands y Delmonte, entre otras, de la región del Urabá, nos aportaban tres centavos de dólar por cada caja de banano exportada y cómo se distribuía cada centavo de dólar tanto para Casa Castaño, otro para el ala militar. También hablamos del caso de Postobón. De todos estos casos he hablado ante la justicia”, le declaró el ex jefe paramilitar a los periodistas.

En versión libre rendida ante Justicia y Paz desde Estados Unidos en noviembre de 2009, Mancuso señaló cómo en 1997, el entonces Vicepresidente de la Chiquita, Charles Kaiser, se reunió con Carlos Castaño y con Raúl Emilio Hasbún, alias ‘Pedro Bonito’, en el barrio El Poblado de Medellín. En esa misma diligencia, Mancuso explicó que se había reunido con directivos de la empresa Postobón, con quienes acordó un pago de 10 millones de pesos mensuales para las Auc, a fin de que se dejaran distribuir sus productos en las zonas de control paramilitar.

“En un principio las colaboraciones fueron de manera voluntaria, debido a las presiones que ejercía la guerrilla sobre todas estas economías y empresas era impresionante, los tenían ahogados (…) realmente esa presión por parte nuestra, no la había. Ellos querían librarse del flagelo de la guerrilla, más cuando acuden al Estado para que los ayude y no la reciben. Entonces acuden a nosotros y más cuando nos ven aliados en esa lucha. Hasta las mismas fuerzas militares les recomendaron que buscarán ese apoyo en nosotros”, respondió Mancuso a los periodistas.

Las reacciones
Las reacciones luego de la entrevista concedida por Mancuso a la cadena radial no tardaron en aparecer. José Félix Lafaurie dijo que las versiones del ex jefe paramilitar carecen de todo fundamento y que solo buscan desestabilizar la política del país; también afirmó que está dispuesto a acudir antes las autoridades para aclarar cualquier situación.

Pero sin duda la reacción más enérgica ha sido la del ex presidente Álvaro Uribe, quien además de irse “lanza en ristre” contra la cadena radial Caracol al expresar en su cuenta de twitter que “la maldad de su director, asociada con un criminal, se estrella contra la verticalidad y buena fe”, anunció a través de su abogado, Jaime Granados, una demanda por calumnia contra el ex jefe paramilitar, tras asegurar que miente al afirmar que su gobierno orquestó un complot contra la Corte Suprema de Justicia.

De igual forma, el ex presidente dijo que solicitará a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que dentro de la investigación preliminar que adelanta por estos hechos, “se ordene la recepción del interrogatorio formal del extraditado Salvatore Mancuso, para que concrete sus afirmaciones determinando las circunstancias de modo, tiempo y lugar en las que funda sus falsos dichos, lo cual conducirá a que se evidencia su mentira”.

El ex jefe paramilitar no dio información nueva sobre información que debe concoer bien, como por ejemplo, cómo fue el despojo de tierras en el sur de Córdoba y Norte de Urabá durante los años 1995-200 y que se orquestó desde la Fundación para la Paz de Córdoba, Funpazcor.

Tampoco sobre Sor Teresa Gómez y su rol en las Autodefensas. Como se recordará, esta mujer, cuñada de los hermanos de los Castaño Gil,  actualmente prófuga de la justicia, fue condenada por la justicia a 40 años de cárcel por ser considerada la autora intelectual del asesinato de la líder de restitución Yolanda Izquierdo.

Mancuso no dio detalles sobre algo que poco ha hablado y es acerca de sus vínculos  con los gremios de este departamento, como el Fondo Ganadero de Córdoba.