Otro de los parlamentarios antioqueños condenados por la justicia por haber integrado el proyecto “Por una Urabá Grande Unida y en Paz” fue el político Jesús Enrique Doval Urango, a quien la Corte Suprema de Justicia impuso condena, el 31 de agosto de 2011, de 55 meses de prisión y multa de 3.650 salarios mínimos mensuales por el delito de concierto para delinquir agravado.

A lo largo del litigio jurídico, la Corte Suprema de Justicia logró demostrar que los bloques paramilitares Bananero y Élmer Cárdenas, pretendieron obtener representación en el Congreso de la República, para lo cual desarrollaron un proyecto político regional que se llamó “Por una Urabá Grande Unida y en Paz”, a través del cual durante las elecciones del año 2002 obtuvieron una curul en la Cámara de Representantes por el Departamento de Antioquia, que durante el periodo constitucional 2002-2006 se turnaron año por año cuatro de los líderes de la región, entre ellos los señores Manuel Darío Ávila Peralta, Jesús Enrique Doval Urango y César Augusto Andrade Moreno.

Según las consideraciones de la Alta Corte, “El movimiento ‘Por una Urabá Grande Unida y en Paz’ era del seno paramilitar y los ex Representantes mencionados hicieron causa común con él. Uniendo fuerzas lograron victorias electorales que significaron la asunción de grupos armados ilegales a posiciones de poder dentro de la estructura del Estado, justo en el Congreso de la República, epicentro de las más importantes decisiones políticas”.


- Nuevas condenas para aliados políticos de 'paras' en Urabá
- Capturan a los llamados “cuatrillizos” investigados por nexos con 'El Alemán'
- Descargue la sentencia en versión PDF