Es otro de los congresistas que cayeron con el ‘Pacto de Ralito’. Así se le conoció al acuerdo que varios políticos de la Costa Caribe suscribieron con las Autodefensas Unidas de Colombia, para beneficiarse mutuamente y “refundar la patria”. Este político bolivarense se salvó inicialmente de caer tras las rejas porque fue absuelto por el Tribunal Superior de Bogotá.

Sin embargo, la Corte Suprema Justicia reversó dicha decisión, al asumir el caso, porque consideró que los hechos por los que fue procesado Montes, tenían relación directa con sus labores de senador. De ese modo, el Alto Tribunal lo condenó por el delito de concierto para delinquir agravado por sus nexos con los paramilitares.

Uno de los testimonios en los que se fundamentó la decisión de los magistrados es el de Rafael García, ex director de Informática del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), quien en diferentes escenarios ha declarado sobre los nexos de los paramilitares en el Caribe con diferentes funcionarios públicos. En su contra, García indicó que para las elecciones de 2002, Montes recibió el apoyo del extraditado jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias 'Jorge 40'.

También es señalado de participar en una reunión en la finca El Carmelo, de la ex congresista Eleonora Pineda -condenada por parapolítica-, en donde diferentes funcionarios públicos y aspirantes a cargos públicos definieron alianzas. Una de las más conocidas fue el apoyo que Libardo Simancas Torres obtuvo para ganar las elecciones a la Gobernación de Bolívar en 2003.


- Caso de William Montes será trasladado a Corte Suprema
- La historia detrás del ‘Pacto de Ralito’
- Pacto con el diablo (Semana)
- Descargue la sentencia en versión PDF