El Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Antioquia condenó a este ex parlamentario por el apoyo que recibió de varios grupos paramilitares para obtener un puesto en el Congreso de la República en 2002. En el proceso judicial se confirmó que el político tuvo reuniones con miembros del Bloque Central Bolívar y que juntos realizaron una alianza para presentar una lista única al Senado por la región del Magdalena Medio.

Con el paso del tiempo, han salido a relucir nuevas versiones y testimonios.

El 13 de enero de 2011, durante el juicio de Luis Alfredo Gil y Alfonso Riaño, varios jefes paramilitares negaron ante la Corte que hubieran apoyado a esos políticos, pero sí reconocieron que respaldaron la elección de Clavijo. Por ejemplo, alias 'Julián Bolívar', declaró: “Me desempeñé sólo en el campo militar pero sí conocí el proyecto político. El candidato de ‘Báez’ era Carlos Arturo Clavijo Vargas y su fórmula en Antioquia fue Rocío Arias. ‘Báez’ me dijo que en Santander no había podido conseguir fórmula porque no conocía a alguien con suficiente caudal electoral, que tocaba por otros medios, pero no supe a qué se refería… Para esa época sólo se dieron recursos para Clavijo”.

Por otro lado, en 2002, Piedad Córdoba, entonces senadora por el Partido Liberal, señaló que no pudo hacer campaña en la zona bananera y que las autodefensas habían ordenado votar por Carlos Arturo Clavijo, quien hasta ese momento había sido un novato en política que lideró el Movimiento No al Despeje en el sur de Bolívar (que se opuso a la creación de una zona de distensión en la región para negociar con el ELN).

Otras personas que hablaron sobre el apoyo que Clavijo recibió de las Auc fueron Salvatore Mancuso y la propia Rocío Arias, que fue ficha clave de los paramilitares. También se ha hablado de que el ex senador recibió votos por el apoyo de alias 'Don Berna' en Antioquia.


- Clavijo, a pagar por parapolítica
- El turno de Antioquia (Semana)
- La conexión antioqueña de los paras
- Tres jefes 'paras' negaron haber apoyado a Gil y a Riaño