VerdadAbierta.com

Facebook
Twitter
Youtube

El comandante ‘narco’ del frente Barro Blanco de Tarazá

Historia de Rafael Ramírez, un narcotraficante que comandó el frente Barro Blanco, pero que se desmovilizó como un patrullero más. Hoy tiene en líos a Justicia y Paz porque no hay quién responda por sus crímenes.
 paras

En los registros de la justicia ordinaria el nombre de Rafael Ignacio Ramírez corresponde al de un miembro más del Bloque Mineros de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), que se desmovilizó el 20 de enero de 2006 en el municipio de Tarazá, Bajo Cauca antioqueño, y sobre quien no se tiene ninguna investigación penal. Sin embargo, otro expediente muy distinto reposa en la Fiscalía 15 de Justicia y Paz.

Gracias a las confesiones hechas por postulados a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz, se ha establecido que Rafael Ignacio Ramírez no era ningún patrullero raso; por el contrario, no solo fue el comandante del frente Barro Blanco, una facción del Bloque Mineros, sino que además es un poderoso narcotraficante de vieja data, que logró acumular una apreciable fortuna producto de esta actividad ilegal durante los años que estuvo como jefe paramilitar.

Las indagaciones judiciales apuntan a que Ramírez también estaría involucrado en el asesinato de Vladimir Vanoy Cifuentes, hijo del extraditado jefe del Bloque Mineros, Ramiro Vanoy Murillo, alias ‘Cuco Vanoy’, acribillado en octubre de 2008 cuando se disponía a ingresar a su conjunto residencial, ubicado en la localidad de Tenjo, Cundinamarca; así como en el de José Nelson Vanoy, hermano de ‘Cuco Vanoy’, quien fue asesinado en agosto de 2008 en la vereda Santa Clara de Tarazá, Bajo Cauca antioqueño.

De acuerdo con las pesquisas de los investigadores de Justicia y Paz, Ramírez tendría nexos con la llamada ‘Oficina de Envigado’. Su paradero, por ahora, es incierto. La pregunta que surge es: ¿cómo hizo este hombre para mantener tan bajo perfil, pese a ser un temido narcotraficante? Y ¿por qué solo hasta ahora se descubre su importancia dentro de las Autodefensas?

Versiones rendidas en febrero de este año por Rolando Lopera, alias ‘Milton’, y Roberto Arturo Porras, alias ‘La Zorra’, quien fuera presentando como el segundo comandante del frente Barro Blanco, dan a entender que Rafael Ignacio Ramírez también habría intimidado a antiguos subordinados suyos recluidos en centros penitenciarios de Antioquia para que no revelaran aspectos relacionados con su identidad.

“Rafael Ramírez era un narcotraficante que daba plata para la guerra. Él se encargaba del manejo de las platas, a él había que entregarle toda la mercancía de narcotráfico que se producía en la zona”, reveló la Fiscal 15 de Justicia y Paz ante el Tribunal de Justicia y Paz de Medellín, quien señaló además que ambos excombatientes del Bloque Mineros de las Auc reconocieron que no habían revelado tal información antes por temor.

“Ellos manifesaron que si fue capaz de asesinar al hijo del máximo comandante del Bloque Mineros, al hijo ‘Cuco Vanoy’, y secuestrar a cuatro hijos más, qué no podrían hacer con ellos, que tenían familias. 'La justicia tenía que saber la verdad sobre este señor, pero no quedamos para nada tranquilos', fue lo que manifestaron”, reveló la Fiscal en desarrollo de audiencia de control de legalidad.

La historia de los Ramírez
Según lo documentado por la Fiscalía 15 de Justicia y Paz, el Bloque Mineros lo conformaban, además de sus columnas móviles y sus grupos especiales, los frentes Briceño, Anorí y Barro Blanco. Estos dos últimos, creados entre 1996 y 1997 y comandados por Luis Fernando Arroyave, alias ‘Nano’, y los hermanos Gabriel y Rafael Ramírez, respectivamente, y mantuvieron independencia financiera y militar.

Todo indica que tanto alias ‘Nano’ como los hermanos Ramírez ya se encontraban en la región desarrollando actividades de narcotráfico cuando llegaron las Autodefensas. Y contrario a lo que pasó en otras regiones, donde también incursionó el paramilitarismo, estos no se subordinaron al nuevo ejército irregular, pero tampoco entraron en franca confrontación con él.

“Ellos manejaban autonomía, tenían su propia economía pues la zona era muy cocalera. Lo que sí hicieron fue asumir la ‘chapa’ de Bloque Mineros”, explicó un investigador judicial, quien añadió que “si bien fueron grupos contrainsurgentes, pues combatieron fuertemente con la guerrilla de esa zona, tuvieron estructura militar, lo que terminaron haciendo fue convertir esa región en un fortín para actividades de narcotráfico”.

Bastión que, según ha logrado precisar la autoridad judicial, se extendía desde el corregimiento Barro Blanco, de Tarazá, hasta el corregimiento Liberia, conocido también como El Charcón, del municipio de Anorí, Nordeste antioqueño. En esta última localidad, los paramilitares al servicio de alias ‘Nano’ llegaron a tener un cristalizadero de base de coca, una armería en la cual construían y reparaban armas para diversas facciones de las AUC y una base de operaciones.

Con el dinero del narcotráfico se sostuvieron los frentes Barro Blanco y Anorí. “Ellos eran los encargados de todo lo que tenía que ver con narcotráfico; recogían la base, inyectaban dinero. Él era el que traía las armas, los camuflados. Ellos usaban un helicóptero para traer la plata de la nómina”, dijeron conjuntamente ante fiscales de Justicia y Paz alias ‘Milton’ y alias ‘La Zorra’.

El frente Barro Blanco no estuvo exento de las vendettas que se dieron en otros bloques paramilitares. Prueba de ello fue el asesinato de Gabriel Ramírez en el año 2004, quien murió a manos de sus propios hombres cuando intentaban robarle un dinero producto del tráfico de estupefacientes. La muerte de Gabriel consolidó el poder de Rafael entre sus hombres, tal como lo aseguró alias ‘La Zorra’: “ellos siempre fueron los comandantes del frente Barro Blanco. ‘Cuco Vanoy’ sabía que ese grupo no era del (bloque) Mineros”.

Entonces, ¿cómo logró desmovilizarse como parte de esta poderosa estructura paramilitar? Lo que ha logrado establecer la Fiscalía 15 de Justicia y Paz es que fue Vicente Castaño, previa recomendación del exAlto Consejero para la Paz, Luis Carlos Restrepo, quien le pidió a ‘Cuco Vanoy’ que desmovilizara como integrantes del Bloque Mineros a los frentes Barro Blanco y Anorí.

Efectivamente, Luis Fernando Arroyave, alias ‘Nano’, y Rafael Ramírez se presentaron a la hacienda Ranchería ese 20 de enero de 2006 como dos patrulleros más de los 2.790 que dejaron las armas aquel día. En su lugar, fueron presentados como jefes de los frentes Anorí y Barro Blanco Rolando Lopera, alias ‘Milton’, y Alexander Bustos Beltrán, alias ‘W’, respectivamente.

Claridades necesarias
Alias ‘Nano’ fue capturado el 30 de enero de 2009 en el restaurante Hatoviejo de la Vía Las Palmas, en Medellín, y condenado a 37 meses de prisión por el Juez Segundo Penal Municipal de Medellín por el delito de concierto para delinquir. Sobre él pesa un pedido de extradición por parte de los Estados Unidos, acusado de conspirar para introducir cocaína a ese país. Por su parte, poco o nada se sabe sobre el paradero de Rafal Ramírez.

Para la Fiscalía 15 de Justicia y Paz, el asunto va más allá de localizar a un narcotraficante. Todo porque en versión rendida en 2008, alias ‘Cuco Vanoy’, máximo comandante del Bloque Mineros, manifestó que no aceptará responsabilidad alguna en los crímenes cometidos por los frentes Anorí y Barro Blanco dado que estos eran autónomos financiera y militarmente y que “tenían sus propios comandantes”, en este caso alias ‘Nano’ y Rafael Ramírez.

La pregunta entonces es, si ‘Cuco Vanoy’ no reconoce los cientos de crímenes cometidos tanto el corregimiento Barro Blanco de Tarazá, como en el municipio de Anorí, ¿quién le responderá a las más de cinco mil víctimas?

Para Marta Lucía Duque, fiscal 15 de Justicia y Paz, resolver esta situación es de tal urgencia que para las próximas semanas su despacho programó una versión conjunta con varios de los postulados de este bloque, a fin de determinar, según ella, “si estos frentes eran independientes, si tanto el señor Arroyave y Rafael Ramírez eran narcotraficantes y no tenían ningún vínculo con Ramiro Vanoy. Esto para evitar que estén en el proceso de Justicia y Paz personas que no deberían estar”.