Farc reconoce autoría del asesinato del Gobernador de Caquetá

El grupo guerrillero reconoció la responsabilidad del crimen a través de un comunicado.
Luis Francisco Cuéllar, gobernador del Caquetá, secuestrado y asesinado por las Farc. Foto: Semana.

La guerrilla de las Farc reconoció ser la responsable del asesinato del gobernador del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar. En un comunicado de cinco puntos publicado en la tarde de este martes en el sitio web Anccol, el Bloque Sur dijo que su objetivo no era asesinar al ex gobernador, sino hacerle un juicio político por la supuesta corrupción de su administración y nexos con los paramilitares.

"A pesar de los evidentes vínculos del gobernador del Caquetá Luis Francisco Cuellar con el paramilitarismo, el objetivo de la retención no era ajusticiarlo, ni hacerle exigencias económicas, sino realizarle un juicio político por corrupto, al haber convertido el dolo y el prevaricato en piedra angular de su Administración, hasta tal punto, que a cada uno de los empleados le descontaba $100 mil pesos del sueldo, como condición para preservar el puesto", señalan en el comunicado.

Asimismo, las Farc culparon al presidente Uribe por la muerte del ex gobernador Cuéllar. "Este indeseado y trágico desenlace es consecuencia directa de la orden impartida por Álvaro Uribe a las Fuerzas Militares del rescate a sangre y fuego".

Por último, el grupo guerrillero reiteró su intención de liberar a los soldados Pablo Emilio Moncayo y Josué Daniel Calvo, de quienes vienen anunciando su puesta en libertad desde abril del año pasado. "El Bloque Sur ratifica, a pesar de los hechos infortunados que pueda generar el conflicto en cualquiera de las dos partes enfrentadas, la invariable determinación de su Secretariado sobre la liberación unilateral del Cabo Moncayo y el soldado Calvo; el canje de prisioneros de guerra".

El comunicado está firmado con fecha del 24 de diciembre, pero se conoció 15 días después del crimen.

El asesinato del Gobernador
En la noche del pasado 21 de diciembre, un grupo de guerrilleros disfrazados con uniformes militares ingresaron a la vivienda del ex gobernador y lo secuestraron. En este acto fue asesinado el policía que estaba encargado de su seguridad.

Al día siguiente, el cuerpo encontrado fue en una vereda de San Antonio de Atenas, en Caquetá. El ex gobernador fue degollado y los guerrilleros dejaron su cadáver rodeado de explosivos.

En el sitio también fue hallada una camioneta blanca incinerada, en la que al parecer fue movilizado luego de que Cuéllar pusiera resistencia a los secuestrados.

Desde un principio las autoridades sostuvieron que la columna móvil Teófilo Forero de las Farc era la responsable del secuestro y posterior asesinato de Cuéllar.

El comunicado de las Farc
''El Bloque Sur de las FARC-EP informa a la opinión nacional e internacional:

1.- Que a pesar de los evidentes vínculos del gobernador del Caquetá Luis Francisco Cuellar con el paramilitarismo, el objetivo de la retención no era ajusticiarlo, ni hacerle exigencias económicas, sino realizarle un juicio político por corrupto, al haber convertido el dolo y el prevaricato en piedra angular de su Administración, hasta tal punto, que a cada uno de los empleados le descontaba $ 100.000 pesos del sueldo, como condición para preservar el puesto

2.- Este indeseado y trágico desenlace, es consecuencia directa de la orden impartida por Álvaro Uribe a las fuerzas militares del rescate a sangre y fuego. Llama la atención la hipócrita actitud presidencial que primero declara la guerra, luego la intensifica, la amplía, la financia con exorbitantes recursos e incluso la lleva más allá de las fronteras patrias, para luego "derramar lágrimas de cocodrilo", hacer pantomima y politiquería reeleccionista con el dolor ajeno. Cómo no lloraron ni movieron un dedo cuando el paramilitarismo en asocio con la Brigada Militar de Florencia masacró a millares de caqueteños en los años anteriores?

3.- Ni Colombia ni el mundo deben olvidar que el actual Presidente ha transformado al aparato del Estado en una corrupta maquinaria de guerra paramilitar y contrainsurgente y a cada uno de los mandatarios seccionales gobernadores y alcaldes en piezas claves para desarrollarla y ejecutarla.

4.- Así el reinsertado José Obdulio y su prominente jefe el paramilitar y presidente Álvaro Uribe Vélez persistan en negar la existencia del conflicto, por encima del querer de las mayorías del país que anhelamos la paz, las tragedias se continuarán presentando porque toda guerra es una sucesión de estas.

5.- El Bloque Sur ratifica, a pesar de los hechos infortunados que pueda generar el conflicto en cualquiera de las dos partes enfrentadas, la invariable determinación de su Secretariado sobre: la liberación unilateral del Cabo Moncayo y el soldado Calvo; el canje de prisioneros de guerra; el llamado a una guerra patria contra la invasión gringa a nuestro país propiciada por Uribe Vélez el Caín de América, y la indesmayable lucha de Las FARC por encontrarle una salida política a esta guerra impuesta al pueblo por la clase dominante, a partir del impune hasta hoy, magnicidio de Jorge Eliecer Gaitán .

Bloque Sur de las FARC-EP
Montañas del Caquetá, diciembre 24 de 2009''
'

Publicado en Semana.com - Fecha: 05/01/09