Los Méndez, antecesores de los 'paras' en los Montes de María

El grupo de autodefensas de Los Méndez, que se enfrentó a la guerrilla en los ochenta,  fue el antecesor de las Autodefensas de Córdoba y Urabá en los Montes de María.

 
Varios integrantes de la banda de los Méndez, continuaron delinquiendo con las Accu.
 

A mediados de los años 80, tres familias de hacendados de los Montes de María, en el sur de Bolívar y Sucre, conformaron un grupo de autodefensas, que libró una guerra contra el frente de las Farc que delinquía en la región y sus presuntos auxiliadores.  Varios de los hombres de esta organización sirvieron de base para la conformación de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, Accu, a mediados de los 90.

El grupo era liderado por los Méndez, una poderosa familia de la región, propietaria de grandes extensiones de tierra.  Otros clanes de la zona, los Meza y los Cohén, se les unieron para combatir a las Farc, que se habían tomado los municipios de Carmen de Bolívar, San Jacinto, San Juan Nepomuceno, Ovejas, Córdoba Tetón, Zambrano y El Guamo.

Luis Fernando Terán Romero, alías ‘El Viejo’ o ‘Francisco’, militó en la organización  liderada por los Méndez y posteriormente en las Accu. El pasado mes de enero, en versión libre, contó algunos hechos y reveló las razones por las cuales asesinaron a tantas personas.

Mientras muchas familias vendieron sus tierras o las dejaron abandonadas, los Méndez decidieron enfrentarlos formando su propio ejército, según contó ‘El Viejo’.  “Los retenes en la Troncal de Occidente a plena luz del día se repetían todos los días. A la gente se la llevaban a cambio de un pago por su rescate, muchos nunca regresaron. Los Méndez decían que no había que darle plata a ningún ‘guevón’”, relató el desmovilizado.

Los hermanos José Adolfo y Eduardo Méndez fueron los líderes del grupo, según el testimonio de Terán Romero, que insistió en varias ocasiones en que la familia tomó las armas ante la falta de seguridad, por ausencia de las Fuerzas Militares.  “Cuando la guerrilla oía ese apellido, mataban al que lo llevara. Y a nosotros, cuando nos mataban a alguien, asesinábamos a los familiares de los guerrilleros.  Éramos personas vengativas y sangrientas”, explicó ‘El Viejo’, que era el encargado de la seguridad personal de los hermanos.

Terán señaló durante la audiencia que había ingresado al grupo de autodefensas a raíz del asesinato de sus hermanos por parte de la guerrilla. “Yo maté mucha gente, porque a mis hermanos les mocharon la cabeza después de que los bombardearon en una emboscada y les prendieron fuego. Por eso, a mi motivaba un deseo de venganza”, dijo el desmovilizado.

A mediados de los 90, Luis Terán Romero pasó a formar parte de las Accu, que llegaron a la región lideradas por los hermanos Castaño.  ‘El Viejo’ asumió como segundo de un frente comandando por Francisco Robles Mendoza, alias Amaury y delinquió en los municipios de Magangué, Córdoba, Zambrano, El Guamo, San Juan, San Jacinto, San Pedro y Buenavista.   Terán se desmovilizó con el Bloque Montes de María en el 2006.

Los hermanos Méndez murieron antes de la llegada de los Castaño por hechos ajenos a la guerra.  Adolfo falleció de cáncer en la garganta y Eduardo por una trombosis.

Durante la audiencia, ‘El Viejo’ confesó varios asesinatos de presuntos colaboradores de la guerrilla, que según el postulado, servían de puente para entregarle alimentos, eran informantes o habían llegado  a la región para invadir las tierras que dejaron abandonadas los propietarios amenazados por las Farc.

Por ejemplo, ‘El Viejo’ aceptó el homicidio de Rodrigo Ramiro Jiménez, a quien sus hombres mataron en los corrales de su finca, porque supuestamente era un sindicalista.  Terán señaló como autor intelectual del asesinato a los hermanos Méndez.

El postulado narró con detalles el crimen.  Antes de que la víctima saliera a los corrales de la finca, sus victimarios estaban esperándolo y aunque Terán no lo conocía, sus compañeros lo señalaron. "Él alcanzó a verme, pero yo no hablé con él, ni tampoco alcanzó a decirme nada. Le disparé varias veces con una pistola 9 milímetros", relató el desmovilizado.

Los familiares de Jiménez, desde la sala de víctimas, dejaron constancia de que su familiar no tenía armas  y jamás estuvo vinculado con grupos armados.

El desmovilizado pidió protección para su familia a la Fiscalía porque según él, sus antiguos aliados, algunos familiares de los Méndez, le mandaron la advertencia que si contaba su historia , “les pasarían cosas malas”. VerdadAbierta se reserva los nombres de las personas mencionadas por el desmovilizado, ya que su testimonio hace parte de una investigación preliminar.

Tags: mendezmontesmariamasacres