Los frentes del Bloque Calima

Durante los cinco años que existió el Bloque Calima, este grupo creó cuatro frentes para tomarse el Valle y Cauca, y partes de Huila y Quindío. En ese periodo cometieron 70 masacres y cientos de desapariciones, desplazamientos, extorsiones, entre otros crímenes.
El Bloque Calima se desmovilizó en diciembre de 2004 en el corregimiento de Galicia, Bugalagrande, Valle. Foto: Semana.

De acuerdo con lo mencionado por Ever Veloza, alias ‘HH’ y otros ex paramilitares en versiones libres ante fiscales de Justicia y Paz, el Bloque Calima llegó al Valle del Cauca en el segundo semestre de 1999 por solicitud de personas de la región que supuestamente estaban siendo azotadas por la violencia de las Farc y el ELN.

Así, los hermanos Carlos y Vicente Castaño enviaron a 50 de sus hombres de Urabá bajo el mando de Antonio Londoño Jaramillo, alias ‘Rafa Putumayo’, para que combatieran a la guerrilla en la región central del departamento.

‘Rafa Putumayo’ estuvo en Valle del Cauca durante dos meses y fue reemplazado por Nolberto Hernández Caballero, alias ‘Román’ -un sargento retirado del Ejército-  y David Hernández Rojas, alias ‘39’, quien posteriormente sería uno de los jefes del Bloque Norte de ‘Jorge 40’.

Tiempo después llegó otro grupo de hombres procedente de Urabá al mando de Elkin Posada Casarrubia, alias ‘El Cura’ o ‘Mario’, que con la posterior llegada de ‘HH’ a la región a mediados de 2000, se convertirían en segundo y primero al mando del Bloque, respectivamente.

Con ‘HH’ o ‘Carepollo’ al frente del Bloque, se reclutaron más hombres para su expansión. En mayo de 2000 el grupo contaba con más de 200 hombres, de los cuales dejan a 100 encargados de la zona de Tuluá, Buga la Grande y Andalucía, y forman el Frente Central.

El resto paramilitares son enviados desde el centro del Valle a Buenaventura en camiones y conforman el Frente Pacífico. Al llegar a la ciudad del Puerto, los paramilitares cometieron la denominada masacre de Zabaletas, donde fueron asesinadas por lo menos nueve personas, señaladas como supuestos colaboradores de la guerrilla.

Este frente tuvo presencia Valle y Cauca. En el primero estuvo en Buenaventura y Calima, y en el segundo, en Guapi, Timbiquí y López de Micay. Su supuesto objetivo era combatir al 30 Frente de las Farc.
 
Después de la masacre de Zabaletas, el grupo paramilitar continúo su recorrido por las montañas, asesinando a supuestos colaboradores y auxiliadores de la guerrilla, hasta llegar a los corregimientos de Timba en Valle y Cauca. Desde este sector ingresan a Jamundí en el Valle, y a los municipios de Puerto Tejada, Santander de Quilichao, Caloto y Miranda, en el norte de Cauca.

En 2001, bajo el mando de José Jesús Pérez Jiménez, alias ‘Sancocho’ o ‘Martín’, es creado el Frente Farallones y se expande hasta el sur de Cauca, delinquiendo en Piendamó, Morales, Popayán, El Tambo, Timbío, Rosas, Patía, Mercedes y Balboa. En este departamento también se encontraban el ELN y los frentes 6, 8 y 29 de las Farc.

La Fiscalía también ha documentado que a mediados de 2002 y durante un año, la presencia del Bloque Calima llegó al sur occidente de Huila, teniendo presencia en Pitalito, San José de Itsnos, Guadalupe, Gigante, Suanza y San Agustín.

Mientras el Bloque crecía hacia el occidente del Valle y Cauca, de manera paralela también lo hizo hacia otros sectores. Es así como fue creado el Frente Cacique Calarcá, que tuvo presencia en los municipios Sevilla y Caicedonia en el Valle, y en los municipios de Pijao y Génova en Quindío.

Los paramilitares se asentaron entre estos dos departamentos para quitarle al Frente 6 de las Farc un corredor de movilidad que comunica a los departamentos de Quindío y Tolima.

El Bloque Calima también creó el Frente la Buitrera, que tenía presencia en los municipios vallecaucanos de Palmira, Pradera, Florida, Candelaria, Cerrito y Florida, y los municipios caucanos de Miranda y Corinto. Su jefe fue Juan de Dios Úsuga, alias ‘Giovanni’ o ‘David’ y el Frente 6 de las Farc también tenía presencia en este sector.

Por otro lado, a través de Justicia y Paz, se ha establecido que las acciones del Bloque Calima incluso llegaron hasta el departamento de Antioquia. La Fiscalía ha registrado que a mediados de 2003 varios paramilitares de este grupo se trasladaron hasta el municipio de Santo Domingo, para participar en la cacería que las AUC le tendieron al ex jefe del Bloque Metro, Carlos Mauricio García, alias ‘Doble Cero’.

'Doble Cero', quien fue hombre de confianza de los Castaño y entrenador de cientos de paramilitares en las escuelas de adiestramiento en Urabá, fue asesinado en mayo de 2004 por miembros de este grupo ilegal, porque se negó a participar en el acuerdo de paz con los que él consideraba 'narcos' colados en las AUC.

Los cuatro frentes del Bloque Calima se desmotaron el 18 de diciembre de 2004, cuando 564 paramilitares se acogieron al proceso de Justicia y Paz y entregaron sus armas en el corregimiento de Galicia, Bugalagrande.